Es a raíz del proceso de quiebra de la Fundación. Un abogado de la sindicatura se retiro custodiado por la policía.

 

La Justicia ordenó un operativo judicial en la sede de Madres de Plaza de Mayo en Congreso, a raíz del proceso de quiebra de la fundación que dirige Hebe de Bonafini.

La medida fue dictada por el juez en lo Comercial N° 13 Fernando Javier Perillo, a raíz de la presentación del juez Javier Buján, para confeccionar un inventario sobre los bienes que se encuentran en la Casa de las Madres sobre avenida Yrigoyen al 1584.

Un abogado de la Sindicatura que fue a buscar documentación, se retiró en medio de insultos y empujones, custodiado por personal policial.

“No me dejaron entrar, pero bueno es gente muy nerviosa que no sabe qué estamos haciendo. No nos íbamos a llevar nada”, afirmó ante la prensa el letrado Daniel Truffat. Y aseguró que la Sindicatura “no tenía autorizado llevarse nada”, por lo que se detuvo “la diligencia” judicial.

Luego de los incidentes, Bonafini brindó una breve conferencia de prensa en la puerta de la sede y dijo que “no importa lo que ordene el juez ni el síndico”.

Tras conocida la decisión judicial, militantes se convocaron a la puerta del lugar para solidarizarse. Desde la fundación emitieron un comunicado denunciando la “persecución política judicial”.

“Las Madres denuncian que el operativo carece de fundamentos legales y evidencia fines políticos, que no hay motivos de hecho ni de derecho, soslayando toda legalidad y estado de derecho“, expresaron en un escrito.