Cerca de 200 científicos lograron fotografiar lo que hasta ahora se creía imposible.

Reunidos en el proyecto Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT), los astrónomos obtuvieron la primera imagen de un agujero negro, que fue presentada este miércoles.

Se trata de un agujero negro supermasivo ubicado en la galaxia Messier 87, en la constelación de Virgo, a 500 trillones de km de nuestro planeta.

El pozo gravitacional del agujero tiene un diámetro de 40.000 millones de km, tres millones de veces más que el diámetro de la Tierra, y ha sido descrito por los científicos como “un monstruo”.

Para fotografiarlo, el Telescopio del Horizonte de Sucesos combinó el poder de ocho radiotelescopios alrededor del mundo, que convirtieron a la Tierra en una especie de telescopio gigante.