La Fiscalía de Delitos Complejos de Santa Fe desbarató hoy una red policial dedicada a la venta y alquiler de armas ilegales. Quedaron involucrados en la causa 24 efectivos del Comando Radioeléctrico de Unidad Regional I, de la capital provincial, 22 de los cuales quedaron detenidos.

Los uniformados, pertenecientes a la policía provincial, deberán responder por la comisión de delitos tales como “abuso de arma; falsedad ideológica en instrumentos públicos; torturas, apremios ilegales, robo y robo calificado, entre otros”, según precisó el Ministerio de Seguridad provincial.
Las detenciones se llevaron a cabo ayer en el marco de una serie de diez allanamientos realizados en conjunto por integrantes de Asuntos Internos y la División Judiciales de la Unidad Regional I y Gendarmería, a partir de una investigación iniciada por los fiscales Ezequiel Hernández y Mariela Jiménez.
En el megaoperativo, que se llevó a cabo en la capital provincial, Recreo y Rincón, se secuestraron seis pistolas calibre 9 mm; tres revólveres calibre 32 y otro calibre 38, además de un chaleco antibalas, una mira telescópica, cuatro cuchillos y 20 cargadores de distintos calibres.
También se incautó gran cantidad de municiones, entre las que se cuentan más de un centenar de vainas servidas. Teléfonos celulares, notebooks, cámaras fotográficas y envoltorios con marihuana y cocaína.