La ciudad tuvo un servicio permanente hasta 2001 con La Casildense. Los intentos posteriores no resultaron positivos.

Después de insistentes y frustrados intentos por reactivarlo al fin Casilda volverá a tener servicio de transporte urbano de pasajeros.

Aunque aún falta el visto bueno del Concejo Municipal, la Intendencia ya acordó con una empresa del rubro la puesta en marcha de un sistema público de movilidad.

Pérdida del servicio

Si bien ya generó algunos contrapuntos en el plano político local, la iniciativa busca convertirse en una alternativa superadora a las experiencias que se llevaron adelante sin éxito. Esto para reactivar el servicio que durante décadas brindó hasta la crisis económico de 2001 la ya desaparecida firma local La Casildense, popularmente conocida como “La Gringa”.

Lo que vino después no reportó los resultados esperados pese a los esfuerzas realizados por otras empresas locales y de la región que no lograron sostener el esquema de funcionamiento al tener que lidiar con la falta de rentabilidad.

Desde entonces el poder político casildense retomó el guante en busca de soluciones. Las mismas no llegaron pese a la vigencia de una ordenanza sancionada en tal sentido. La normativa motorizó reuniones para avanzar pero el objetivo no se concretó.

Sin embargo el intendente Juan José Sarasola sorprendió al anunciar la vuelta del colectivo. Es para “resolver una necesidad social de un amplio sector de la población”.

Si bien la decisión no generó rechazo, surgieron algunos cuestionamientos sobre la forma en que se prevé implementar la reactivación del servicio. Y para lo cual el Ejecuto local ya elevó al Concejo el proyecto de ordenanza.

De punta a punta

Lo planificado por el municipio contempla una línea de transporte para cubrir inicialmente un trayecto. Este permitirá unir los dos puntos más alejados de la ciudad entre el Hospital San Carlos y el cementerio.

El servicio será brindado por la empresa UTE 33/9 con cuatro frecuencias diarias para las cuales afectará unidades que ya utiliza para el trayecto entre Rosario, Carcarañá y Casilda.

Se trata de la misma compañía que cubre los recorridos que hacía Monticas hasta que el Estado le quitó la concesión tras el trágico accidente sobre Ruta Nacional 33. El mismo dejó como saldo 13 muertos y cuantiosos heridos.

Recorrido

Aunque el recorrido establecido para el arranque no comprende todos los barrios, garantizará una cobertura. Esta en sectores por donde ahora también pasarán los ya conocidos micros “amarillitos” de la 33/9 que diariamente ingresan a salen de la ciudad por medio de la Ruta 26 que une Casilda con Carcarañá.

“Luego de esta etapa inicial la idea es ampliar el servicio”, indicó Sarasola con la vista puesta en mejorar el esquema de funcionamiento con el que, de no mediar imprevistos, debutaría. Sería dentro de un mes aproximadamente el nuevo sistema de transporte urbano de pasajeros.

La empresa realizó un relevamiento preliminar para estudiar la viabilidad de la iniciativa cuya continuidad o no en el tiempo seguramente dependerá de la evaluación de sus resultados.

Tarjeta Sube

El pasaje se pagará a través de la tarjeta Sube y tendrá un costo de 30,90 pesos e incluso podría ser más bajo sí, tal como se espera, se anuncien medidas gubernamental vinculadas al tema.

Aunque ello resulta ventajoso desde el punto de vista económico para los usuarios del transporte, todo indica que, pese a la preocupación, no perjudicaría ni pondría en riesgo la sustentabilidad de taxistas y remiseros casildenses, que tienen presencia en las calles de la ciudad las 24 horas del día.