Sergio Casas, peronista, y Alberto Weretilneck, independiente cercano al Gobierno, no podrán competir otra vez.

En un acuerdo ocurrido este viernes por la mañana, la Corte Suprema de Justicia volteó los intentos de presentarse a una nueva reelección de dos gobernadores: el riojano Sergio Casas y el rionegrino Alberto Weretilneck. Aunque tendrán resultados similares, las dos decisiones se refieren a situaciones distintas.

En el caso de La Rioja, los jueces de la Corte se pronunciaron en forma unánime contra la convocatoria al referéndum que se hizo en la provincia en enero para habilitar un tercer mandato consecutivo de Casas. Aunque la decisión de este viernes no impide específicamente la re-reelección de Casas, sí le cierra esa posibilidad de manera indirecta, porque la propia necesidad de reformar la constitución riojana para poder ser reelecto vale como una admisión de que la situación anterior se lo impedía. Por eso, caído el referéndum, caída la reelección.

Leer más: La Rioja: el tribunal suspendió las elecciones para gobernador

En Río Negro, en cambio, no hubo referéndum para reformar el artículo 175 de la constitución provincial, que limita las reelecciones a dos períodos.

En ese caso, Weretilneck -aliado inconfesable de la Casa Rosada- consultó al tribunal electoral provincial se ese artículo le permitía presentarse a un nuevo período. Ese artículo dice: “El gobernador y el vicegobernador pueden ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período y por una sola vez. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos sino con un período de intervalo”.

La jugada de Weretilneck fue hacer eje en la palabra “recíprocamente”. Él dice que en su primer mandato asumió como vicegobernador y llegó a la gobernación cuando el gobernador Carlos Soria fue asesinado. De ese modo, como Soria está muerto, él no se sucedió “recíprocamente” con su antecesor, y por eso el mandato que cursa hoy debe considerarse como su primera gestión como gobernador.

El tribunal electoral le falló en contra, el apeló ante el Superior Tribunal de Justicia provincial -que en ese caso le dio la razón- y Cambiemos de Río Negro cuestionó el fallo de la última instancia rionegrina ante la Corte nacional.

En forma paralela a ese expediente, el candidato kirchnerista Martín Soria -hijo del antecesor de Weretilneck- presentó un recurso contra la reelección directamente ante la Corte Suprema.

Por eso, la Corte falló en el caso rionegrino a favor de las posiciones del kirchnerismo y de Cambiemos a la vez.

En este caso, los jueces de la Corte votaron en forma dividida. La mayoría -que conforman Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda- consideró que el artículo de la constitución rionegrina impide claramente la reelección de alguien que fue en forma consecutiva vicegobernador y luego gobernador. Los jueces tomaron como antecedente el fallo de la Corte, rubricado también por Lorenzetti y Maqueda, que en 2013 impidió la re-reelección de Gerardo Zamora en Santiago del Estero. Para ellos, los dos casos son idénticos, porque tanto Zamora como Weretilneck tenían fallos a su favor de tribunales provinciales que contradecían sus propias constituciones.