Luis Miguel se agarró a las trompadas con un sonidista durante un concierto brindado en el Centro de Convenciones Amador, Panamá. Cuando el “Sol de México” interpretaba Decídete, uno de sus grandes éxitos, los asistentes del show se sorprendieron. Los mismos vieron cómo el cantante dejaba el escenario para pelearse con uno de los encargados del sonido del espectáculo.

Primero, comenzó a realizarle señas para mejorar su retorno y el audio en general, hasta que finalmente se cansó, lanzó su micrófono y decidió ir a encararlo tras bambalinas y trenzarse a golpes hasta que fueron separados por la seguridad del lugar y los custodios del cantante.

Los músicos continuaron tocando, ya que el show siempre debe continuar. Sin embargo el violento episodio quedó guardado en la retina de sus fanáticos. Según la información de varios portales del mundo, Luismi ya había tenido varias discusiones con el sonidista; que al parecer estaría analizando iniciar acciones legales en contra de él por los maltratos que sufrió.

Para colmo, cuando el “Sol” retornó a escena, se escucharon algunos abucheos. Esto ya le sucedió en la entrega de los Grammys meses atrás.

Este violento suceso acontece semanas después de la visita del artista a la Argentina, donde centenares de fanáticos que asistieron a su show en el Campo de Polo Argentino, ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aseguraron que fue un recital bastante extraño y criticaron su desempeño.