La intervención se realizó en la mañana de este martes en el hospital Cullen. Continúa en estado reservado con asistencia respiratoria.

Sebastián Méndez recibió un disparo el sábado por la noche cuando junto al dueño del bar Morpheus intentaron detener a uno de los dos delincuentes que llevaba adelante el robo.

Desde ese día permanece internado y lo operaron tres veces en el hospital José María Cullen.

“Tras la intervención quirúrgica, se le retiró el packing. Sin observarse signos de sangrado y volvió a terapia”, explicó Poletti. Y siguió agregando: “Continúa con asistencia respiratoria mecánica y se le suministran drogas inotrópicas que sirven para mantener la presión”.

Leer más: Vecinos preocupados por el tiroteo en 4 de enero y bulevar realizan convocatoria

“El pronóstico del paciente sigue siendo reservado en estado es crítico. Debido a una leve complicación en los riñones, luego de la intervención a nivel hepático, se deberá estudiar una solución al problema renal”, finalizó Poletti.