La fiscal de la causa se opuso a la medida, pero el defensor oficial de las mujeres consideró que eran víctimas de “una situación de violencia de género histórica”.

 

Paola Elvira Córdoba, de 38 años, y su hija mayor, Paula Milagros Naiaretti, de 18, seguirán detenidas por el homicidio de Alberto Elvio Naretti (46), marido y padre de cada una respectivamente. El hombre murió por 185 puñaladas el 9 de marzo en su casa de José C. Paz.

La fiscal de la causa, Silvia González Bazzani, rechazó la excarcelación extraordinaria dictada el 15 de marzo pasado por el juez de Garantías 4 de San Martín, Alberto Brizuela. Las mujeres seguirán detenidas hasta que se firme la medida.

El defensor oficial de las mujeres, Javier Chirinos, fue notificado este martes de la apelación por lo que solicitará una audiencia pública ante la Cámara de Apelaciones y Garantias de San Martín para definir la situación de ambas.

La excarcelación extraordinaria fue un requerimiento de Chirinos por considerar que el asesinato “se realizó en una situación de violencia de género histórica, de muchos años, más de 20 años que sufría Paola, esta violencia era económíca, física, tortura y prostitución”.

“Paola hizo innumerables requerimientos, no sólo a la Justicia sino a otro tipo de organismos como la Dinaf (Dirección Integral de Niñez, Adolescencia y Familia de José C. Paz) y a lugares con abogados de asistencia gratuita, y nadie le dio respuesta”, aseguró el abogado.

Atendiendo a estas circunstancias, el juez ordenó que las mujeres pasen los primeros 30 días de libertad en la casa de una hermana de Córdoba y que no se alejen a más de 100 kilómetros mientras sigue la investigación, pero todavía está por verse si la medida se llevará a cabo.