Jair Bolsonaro y Donald Trump
Trump recibió a Bolsonaro en el Salón Oval. Acordaron presionar más para lograr la salida de Maduro del poder.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió a uno de sus más fervientes admiradores: su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro, con quien espera inaugurar una nueva alianza hemisférica.

Los mandatarios comparten el rechazo al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela; una mirada crítica sobre el rol de China en el comercio internacional. Y defienden en sus respectivos países la posesión y portación de armas de fuego de los civiles.

“Es el comienzo de una asociación centrada en la libertad y la prosperidad”, destacó Bolsonaro, horas antes de ingresar al Salón Oval. El jefe de Estado brasileño buscaba que la Casa Blanca reconozca a su país como “aliado preferente fuera de la OTAN”, lo que le abriría la puerta a la transferencia de tecnología y a recibir cooperación y recursos de defensa.

Además, otro de sus objetivos era obtener un espaldarazo para ingresar en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Ambos mandatarios impulsan la salida del poder de Maduro, son críticos de los gobiernos de Cuba y Nicaragua, y comparten una línea dura sobre el multilateralismo, la inmigración y el ascenso internacional de China.

Sin embargo, esa alineación “incondicional” con Estados Unidos genera resquemores en Brasilia. “Temo que Bolsonaro se ponga en una postura de subordinación con Trump”, expresó el ex embajador brasileño en los Estados Unidos, Roberto Abdenur.