Daniel Scioli
Es por presuntas maniobras de blanqueo de una firma del ex gobernador con sede en Capital Federal.

 

La denuncoa es por supuesto “lavado de dinero” a través de una sociedad, Capanone SA, con sede en la ciudad de Buenos Aires. La causa quedó a cargo del juez federal Sebastián Ramos.

En la denuncia se sostuvo que se trata de “una empresa cuyo accionista es funcionario público, único socio que retira cifras millonarias de la empresa que no desarrolla actividad, la cual adquiere bienes millonarios que después alquila (o vende) a empresarios vinculados con el Estado”, según la presentación que en Comodoro Py realizó la abogada Silvina Martínez.

Toda la operatoria, según la denunciante, se haría “con un capital social inexistente, sin contar con empleados declarados”.

Siempre según la denuncia, el patrimonio de Scioli “creció exorbitantemente desde la última presentación, que fue conocida en 2007, cuando terminó su mandato como vicepresidente de Néstor Kirchner”.

“Entonces, había declarado bienes por $ 1,2 millones. Después de siete años de ejercer la función pública, el ex gobernador bonaerense informó activos por $ 13,6 millones en 2014. El principal incremento patrimonial de Scioli, y la base de su fortuna es su única sociedad: Capanone SA”, sostuvo.

Sobre esta empresa “canalizó (Daniel Scioli) los fondos que recibía de origen ilícito para darle una apariencia de legalidad y blanquear los mismos. En 2014 declaró acciones en la mencionada empresa por $ 9.104.471,52. Y declaró un crédito a su favor por $ 450.059,38. No se encuentra fundamento a semejante suma adeudada por la empresa”.

En declaraciones a la prensa, Martínez explicó que el precandidato a presidente utilizaba esa empresa “para facturar determinada cantidad de dinero por alquileres que no existen y recibir gran cantidad de recursos”, que estima que viene de la “corrupción”.

“Inventaba alquileres”

“Scioli necesitaba blanquear, digamos veinte millones de pesos. Entonces inventaban alquileres por esas sumas, se facturaban, se pagaban los impuestos correspondientes y el dinero ya estaba ingresado en el circuito legal. Luego el ex gobernador retiraba el dinero como adelanto de dividendos de la empresa y listo. Circuito cerrado“, dijo en declaraciones radiales la abogada.

El empresario Miller ganó la licitación de 15 de las 19 Unidades de Pronta Atención Médica (UPA) en la Provincia de Buenos Aires durante la gestión de Scioli, principalmente en los últimos cuatro años (2011-2015).

En ese contexto, Martínez sostuvo que “Scioli incluyó a un solo trabajador en su sociedad Capanone. Se llama Nicolás Manuel Varela quien fue asistente personal del ex gobernador durante su gestión”.