Así lo dijo Néstor Oroño, abogado defensor del deportista. Estuvo en diálogo con Cadena Oh! Habló sobre la situación de Carlos Delfino, y su padre, en relación a la venta de su casa del country El Paso y el vínculo con un presunto narcotraficante.

Consultado por el caso que está en manos de la Justicia federal, Oroño dijo:”Hace un par de años Carlos Delfino, jugador de básquet, sufrió un robo de efectos personales, recuerdo deportivos, en el inmueble que habitaba junto a su esposos. A partie de eso decidió no vivir más ahí y puso ese inmueble ubicado en el campo el paso, jurisdicción de Santo Tomé en venta”.

Néstor Oroño

Y desarrolló: “Hubo varias personas interesadas, terminó cerrando trato con una persona allegada al señor Pignata, ignorando de quiénes se trataban y que esas personas tenían vinculación con causas judiciales referidas a narcotráfico. A partir de ese hecho, en donde estaban siendo investigadas (Vicente) Pignata y su entorno familiar, el señor Delfino tanto Carlos Francisco como su padre Carlos Gustavo que intervino en la negociación del inmueble, terminaron imputados por el presunto delito de lavado de activos”.

Más adelante, aclaró: “De ninguna manera se está investigando lo que es el giro comercial, las actividades económicas de Delfino, sino el azar que hizo que entre los interesados apareciera esta persona. Quizá sin tomar todos los recaudos, lamentablemente, cerraron trato con él. Este hecho que podríamos calificar en gran medida de casual es lo que lo ha involucrado en esta causa que ha tenido tanto repercusión”.

Instancias judiciales

“El viernes comparecí y acepté oficialmente el cargo como abogado defensor de Carlos Gustavo, el padre y Carlos Francisco, el hijo. Quiero significar, lo digo con todo respeto ni ser peyorativo con ninguna persona, pero si tenemos en cuenta la trayectoria de Carlos Delfino como jugador, 8 años en la NBA. Creo que todos podemos tener una noción de cuál puede ser el mínimo de ganancia en la NBA, eso, multiplicado por 8 años. Las ganancias son siderales. Además, ha jugado en clubes de Europa. Pensar que Carlos Delfino va a querer lavar dinero (y aquí no quiero faltar el respeto) de un supuesto narcotraficante barrial es algo tan descabellado”, dijo el abogado.

“No quiero hacer docencia pero creo que es necesario hacer una referencia técnica, este delito tan grave como es el lavado de activos presupone dos cuestiones fundamentales a acreditar. En primero lugar el conocimiento de que el dinero que se gestiona en ese negocio jurídico cuestionado proviene de actividades ilícitas. También es preciso acreditar que quien hace ese negocio, en este caso sería Delfino, tuvo la voluntad de transformar esto en apariencia lícita o legitima esos bienes que conocía que provenían de actividad ilícita. Es impensable sostener que Delfino haya querido colaborar con este personaje que circunstancialmente se cruzó en su vida, como se podría haber cruzado cualquier otro interesado”, agregó Oroño.

Asimismo, subrayó: “Es importante entender que Delfino quería sacarse la casa de encima porque su esposa, que es italiana, no quería vivir más en ese lugar. Lamentablemente, quizá no se tomaron todos los recaudos, las derivaciones pero de ninguna manera eso lo convierte en responsable de un delito tan grande como el que se le atribuye”

Ante el juez federal Francisco Migno

“El miércoles a las 10 va a comparecer Carlos Gustavo Delfino. Y respecto de Carlos Francisco, él me hizo llegar un escrito y yo lo presenté, manifiesta al juez su voluntad de someterse a la Justicia y dar todas las explicaciones que se le requieran. Va a viajar a a la Argentina en la medida que sus compromisos profesionales se lo permitan y a la brevedad. La indagatoria es un acto personal, no se la puede delegar en otra persona. Ni siquiera la podemos suplir los abogados defensores en nuestras potestades como tales”, concluyó el especialista en derecho.