El Senado estadounidense votó en contra del decreto presidencial. Buscaba fondos para la división física con México. Igual, el mandatario vetó la negativa.

El Senado de Estados Unidos votó este jueves una resolución en contra de la emergencia nacional decretada por el presidente, Donald Trump. Era para financiar el muro en la frontera con México. Fue dos semanas después de que la Cámara Baja hiciera lo mismo.

Este resultado (59-41) llegó después de que doce senadores republicanos y todos los demócratas decidieran votar contra la declaración de emergencia de Trump. Para desviar fondos para la construcción de un muro en el linde sur de EE.UU.

Cuatro senadores del Partido Republicano -Susan Collins, Lisa Murkowski, Thom Tillin y Rand Paul- habían anunciado antes de la votación que se pronunciarían a favor de la resolución demócrata. Aunque Tillin finalmente cambió de idea y votó en línea con la mayoría de sus colegas.

Sin embargo, los senadores republicanos Mike Lee, Mitt Romney, Lamar Alexander, Marco Rubio, Jerry Morgan, Rob Portman, Roger Wicker y Roy Blunt, que no habían anticipado su voto, también votaron con los demócratas. Esto para mostrar su desacuerdo con el decreto de Trump.

La resolución contra la emergencia nacional fue presentada en la Cámara Baja por el presidente del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro. Con el objetivo de censurar que Trump haya pasado por alto la autoridad legislativa de los congresistas. Estos no habían aprobado los fondos para el muro que desea el gobernante.

La iniciativa quedó aprobada en febrero en una votación en la Cámara de Representantes. Esta de mayoría demócrata, por 245 votos a favor y 182 en contra.

“¡Veto!”

No obstante, el presidente Trump anunció su veto a la resolución del Congreso. Minutos después de que fuese aprobada por el Senado, con el apoyo de 12 senadores republicanos.

“¡VETO!”, escribió Trump de manera escueta en su cuenta de Twitter poco después de que el Senado aprobase, la resolución en su contra. Se trata de su primer veto presidencial desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2016.

De todos modos, el hecho de que el Congreso, con mayoría republicana en el Senado, muestre así su disputa con Trump ya supone un golpe a la autoridad del gobernante.

Poco antes de la votación, el mandatario aseguró que la frontera sur de EE.UU. con México “es una pesadilla humanitaria y de seguridad nacional”. Aunque consideró que “se puede arreglar fácilmente”.