La tecnología no deja de darnos sorpresas, especialmente cuando se la aplica en el ámbito sexual. En este campo, la empresa RealBotix, especializada en robots sexuales de lujo, consiguió ponerse a la vanguardia con lanzamiento de un modelo que ya es furor en europa. Se trata de Henry, un muñeco no solo diseñado para satisfacer a sus “parejas” en la cama, sino también capaz de mantener una conversación y hasta de recitar poesía.

Encuesta

“A través de encuestas realizadas a nuestros clientes, notamos que muchas mujeres no sólo querían un robot sexual, sino un compañero. Alguien con quien ellas pudieran hablar”, contó Matt McMullen, fundador y CEO de la compañía.

A partir de los datos obtenidos, RealBotix decidió desarrollar a Henry, un modelo hiperrealista con la habilidad de conversar, contar chistes e incluso leer poemas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

😍😍😍 #Abysscreations #Realdoll #Realdolls #Realbotix #AI #artificialintelligence #MaleAI

Una publicación compartida de RealDoll (@abyssrealdoll) el

Qué ofrece

De esta forma, la empresa ofrece una aplicación que permite interactuar con el robot más allá del ámbito sexual. Así, cada usuario puede programar la personalidad de Henry para que este sea más o menos conversador, tenga sentido del humor e incluso cante canciones antes, durante o después del acto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Secret Henry Testing PT. 2 #abysscreations #Realbotix #Realdoll #Realdolls #AI #Artificialintelligence #MaleAI #Malerealdoll

Una publicación compartida de RealDoll (@abyssrealdoll) el

Pero además de sus impresionantes habilidades comunicacionales, el muñeco no deja de ser un robot sexual; y como tal se encuentra diseñado para cumplir con creces las expectativas de los clientes. Para ello, cuenta con:

  • animaciones faciales muy bien logradas,
  • un físico tonificado y realista
  • y, como no podía ser de otra manera, un pene regulable que se ajusta a la perfección a los gustos de cada persona.

Sin embargo, no todo es alegría para quienes deseen tener un Henry en sus hogares. eEl valor del robot en su versión más completa es de 12.000 euros, es decir, unos $565.680. Por fortuna, la empresa también creó una línea más económica por el precio 9.000 euros, aunque en este caso el muñeco perderá su costado más humano y proporcionará una experiencia exclusivamente sexual.