A partir de las denuncias realizadas por los vecinos, el Municipio puso en marcha un operativo. Para la compactación de vehículos abandonados en la vía pública. Esta semana se compactaron los primeros 70 autos que contaban con el mayor número de reclamos. 

A partir los reclamos y denuncias de los propios vecinos, el Gobierno de la Ciudad a través de la Secretaría de Control, puso en marcha un operativo. Es para la remoción y compactación de vehículos que se encuentran en estado de abandono en la vía pública. En esta primera etapa, se trata de 70 autos que llevaron a un depósito especial que el municipio dispuso para ello.
El secretario de Control, Ramiro Dall’Aglio, señaló que “contamos unos 700 autos abandonados en toda la ciudad. A partir de los reclamos de los propios vecinos. En su mayoría, se trata de autos destrozados, con faltas de partes, sin ruedas ni vidrios o quemados. Que están estacionados en la vía pública generando contaminación ambiental y visual en todo su entorno”. Cabe señalar que en ningún caso se trata de vehículos retenidos por infracciones.
Resaltó que “más allá del hecho de estar cometiendo una infracción, al dejar el auto abandonado en la vía pública. Hay que tener en cuenta todos los problemas e inconvenientes que generan para los vecinos. En la mayoría de los casos, los vecinos denuncian que estos autos abandonados también son un factor de inseguridad”.

Procedimiento

Al dar detalles sobre el operativo, Ramiro Dall’aglio indicó que “como en el Depósito de Vehículos Retenidos no contábamos con el espacio y la capacidad operativa, pusimos en marcha un operativo que implica una notificación al propietario. Mediante una cédula fijada en el propios vehículo para que lo remueva o lo ponga en condiciones en un plazo de tiempo estipulado. Pasado ese tiempo se labra el acta correspondiente, y se procede a la retención y traslado al depósito”. Cabe señalar que sobre las más de 100 notificaciones emitidas en esta primera etapa. En solo 5 casos, sus propietarios removieron sus vehículos.
Una vez retenido, se realiza la verificación policial para certificar que el vehículo no cuenta con pedido de captura por ser un auto robado. En cuyo caso se notifica al titular el lugar donde está ubicado el vehículo. En caso que la certificación sea negativa, el paso siguiente es la comunicación de la fecha de compactación a través del Boletín Oficial.
“Un vez cumplido todo ese procedimiento y con los plazos correspondientes, esta semana concretamos la primera compactación. Se trata de los 70 autos sobre los cuales teníamos la mayor cantidad de denuncias”, explicó Ramiro Dall’ Aglio. Y completó: “A partir de ahora, vamos a continuar con el listado que tenemos según el relevamiento. La idea es limpiar toda la ciudad durante este año, a razón de 60 a 70 autos por mes”.

Solución

Más adelante, remarcó la importancia que “ante la presencia de un auto abandonado en la vía pública, los vecinos se comuniquen al 0800 777 5000. Y realicen la denuncia.

“En muchos casos, esta intervención también es una solución para el titular, que ya no sabe qué hacer. O no tiene dinero para repararlo, ni lugar para guardarlo. Además, con la compactación, desde el Municipio le damos de baja en el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor. Por eso, le quitamos un problema al mismo propietario”, indicó.

Cabe señalar que la Ley Provincial Nº 11.856, a la cual adhiere la Ordenanza Municipal Nº 11.216, establece que el Municipio puede disponer como chatarra de “todos los automotores y motovehículos que por su deterioro implican un peligro real o inmediato para la salud y el medio ambiente. Y se presume que el mismo fue abandonado por su dueño”.

Proceso

La compactación autos en estado de abandono, es un proceso que se lleva adelante en varias etapas. La primera de ellas es el desguace. Que consiste en remover los recipientes cerrados, exclusivamente, que puedan existir en el vehículo. Tales como los matafuegos o tanques de GNC. Luego de esto, se procede a la descontaminación. Que consiste en la remoción y almacenamiento de baterías y fluidos para su disposición final de acuerdo a la normativa vigente.
Una vez cumplimentado el tiempo de drenaje de los fluidos, el vehículo se transporta al equipo correspondiente para proceder a su compactación. Proceso por el cual queda reducido a un paquete de chatarra, el cual es cargado en una unidad de transporte por medio de grúas, para su despacho a la planta de trituración.
Al llegar a destino, los paquetes recibidos son tratados en un molino fragmentador. Garantizando la total destrucción de los mismos, sus partes y sus piezas. Finalmente, el resultado de este proceso es El producto resultante del molino fragmentador es chatarra ferrosa de alta calidad, limpieza y densidad, apta para utilizarse como materia prima para la fabricación de acero.