Tareas de mantenimientos

La lluvia del jueves por la noche complicó aún más la situación. Generó desperfectos en algunos distribuidores y ablandó el piso de las calles de tierra. 

La lluvia del jueves por la noche volvió a complicar la situación de los vecinos de la ciudad de Santa Fe que estaban sin luz. Esta última tormenta hizo que los avances que se habían logrado en las últimas 24 horas quedaran en la nada.

Al finalizar el viernes son cerca de 13.000 los vecinos que aún están sin luz desde la madrugada del lunes. La situación para esas personas es desesperante. Pero desde la Empresa Provincial de la Energía aseguran que las respuestas a semejante temporal se dan lo más rápido posible. Y que el golpe que los vientos le propinaron a la red eléctrica incluso se sigue sintiendo en estos días. Ya que hay árboles que apenas quedaron en pie y se siguen cayendo por estas horas. Y eso genera nuevos inconvenientes.

Pero los más de 35 milímetros que cayeron este jueves por la noche volvieron a complicar las tareas que llevan adelante los operarios de la EPE. “En muchos lugares nos quedamos sin piso. Si queremos entrar con una grúa no podemos”, dijeron desde la empresa a UNO Santa Fe.

Los 13.000 usuarios que están sin luz están distribuidos en diferentes barrios de la ciudad y los arreglos que está haciendo la empresa son cada vez más puntuales. Cada línea que se levanta hoy puede conectar a unos 50 usuarios, por lo tanto las conexiones demandan mucho más trabajo para que los resultados sean notorios.

Desde la EPE ratificaron que trabajarán durante todo el fin de semana y esperan que las condiciones climáticas acompañen para poder restablecer el servicio a todos los hogares. Eso será fundamental para que los camiones y las cuadrillas puedan ingresar a todos los sectores de la ciudad.