En las últimas horas se conoció el segundo caso en la historia de cura de una persona contagiada con el virus de VIH. Que lleva un año y medio en remisión del virus.

El VIH del “Paciente de Londres”, que permanece en el anonimato, empezó su remisión. Como consecuencia de un trasplante de médula ósea cuyo objetivo era tratar el cáncer que también padecía.

El primer caso de la historia ocurrió en 2007 y se conoció como el “Paciente de Berlín”. En ambos casos las células óseas que recibieron provenían de donantes con un gen CCR5 disfuncional.

Según los especialistas, este nuevo caso tiene una gran trascendencia. Ya que el “Paciente de Berlín” dejaría de ser un caso aislado. También remarcaron que por los riesgos que conllevan no se pueden usar los trasplantes de médula ósea. Como tratamiento contra el VIH. Sí podrían usarse células inmunes parecidas.