Destacan la necesidad de transformar la universidad en un espacio y un ámbito accesible.

Más que decir, mostrar. Así se plantea Patricia Rojo, la secretaria de Gestión y Coordinación de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), el desafío de transformar a la Universidad en un espacio y un ámbito accesible para todos. Incluidos los alumnos con discapacidades, que de acuerdo a las últimas estadísticas de ingreso 2017, suman casi 1.400.

“Hay mucho hecho, pero también falta mucho”, señaló Rojo, que entre 2015 y el 2018 estuvo al frente del proyecto “Discapacidad y Modernización. Garantizar una educación de calidad para los estudiantes con discapacidad”. Una iniciativa que se llevó adelante con financiamiento de la Unión Europea. Y que cerró con la entrega a las 12 facultades de la UNR de dispositivos tecnológicos. Que permiten un mejor desempeño a estudiantes con dificultades sonoras, visuales y motrices. Y que esta semana la Facultad de Ciencia Política puso en funcionamiento en la que será la primera “aula accesible” de la Universidad.

De acuerdo a las últimas estadísticas registradas, la UNR tiene 1.370 estudiantes con algún tipo de discapacidad. Si bien hay estudiantes en las 12 facultades, las que más estudiantes concentran con Ciencias Médicas (373). Derecho (181), Ciencias Económicas (171) y Psicología (166).

Análisis

Sin embargo, Rojo señaló que “es un número bajo, en los hechos es mucho mayor”. Y explicó que “la dificultad que se presenta con las estadísticas es que se llevan adelante a través del relevamiento de las fichas de inscripción. Y allí no todos los alumnos declaran su discapacidad”.

Por eso, el proyecto que fue financiado por la UE a través su programa Erasmus, y que incluyó a una red de universidades europeas y Latinoamericanas, no sólo contó el aporte de recursos tecnológicos a las casas de estudio, sino fundamentalmente y en los primeros meses del 2018 con espacios de capacitación tanto los para docentes y no docentes como para los alumnos, tareas de sensibilización y la elaboración de una “Pequeña guía de accesibilidad en la facultad (consejos, sugerencias y buenas prácticas)”.