El FMI castigo muy duro al Banco Central por bajar la tasa, expandir la base monetaria y no lograr resultados exitosos con la inflación. Vamos al primer trimestre con una inflación del 10%, la crisis en la economía urbana continua. Los precios le juegan una mala pasada al campo. ¿Serán candidatos Cristina y Mauricio?

¿Volvemos al atraso cambiario?

. – La conducción del Banco Central no paso el examen del FMI. En primer lugar, la inflación ni se desacelera, más bien avanza a fondo. Las tasas están muy elevadas, el tipo de cambio alimenta la inflación, el FMI cambiará la meta inflacionaria para el año 2019.

¿Qué harán?

. – El FMI no desea detener la suba de tarifas públicas, quiere incrementar los ingresos fiscales, y desea una dura ortodoxia monetaria para detener la inflación.

¿Algo más?

. – Si, desea bajar el gasto público, en especial el gasto previsional y social. Pero esto no se puede llevar adelante en épocas electorales.

¿Entonces?

. – Estamos en problemas. Porque el FMI desea subir ingresos, maniatar al dólar, menos dinero en la calle, pero la parte de baja de gasto público no se lleva adelante por razones electorales. Es un plan con cuatro patas, pero una se la sacaron antes de que se termine de diseñar.

No dará el resultado esperado. 

. – En absoluto, tendrán que ir recalibrando las metas, porque nunca se podrían cumplir.

¿Qué es lo que viene?

. – El FMI dice que el Banco Central no cumplió con sus objetivos de bajar la inflación. Dueños de una ortodoxia monetaria muy dura, plantearían 3 grandes lineamientos. El primero es más ortodoxia monetaria y menos dinero en la calle. El segundo el tipo de cambio se actualizaría a partir de marzo a una tasa inferior al 2% mensual. En tercer lugar, exigiría una tasa de interés más elevada, para sofocar la rebelión de los precios.

Los tres caminos conducen a potenciar la recesión. 

. – Correcto, las medidas que está adoptando la conducción del Banco Central apuntan a una postergación de todo tipo de brote verde en la economía.

El campo viene muy bien. 

. – El campo vendrá con rendimientos, que, en muchos casos, estarán por encima de la media. Sin embargo, los precios estarán por debajo de la media. La soja a mayo está a U$S 236,40 la tonelada, cuando el ideal hubiera sido U$S 260,0. El maíz abril está en U$S 135,60 la tonelada, cuando el ideal sería U$S 150.

Estamos casi un 10% debajo de los precios ideales. 

. – Para poder igualar esta caída de precios, las cantidades cosechadas deberían ser como mínimo un 10% superiores a la medía, esto implicaría obtener rindes de soja en torno de los 44 quintales, o de maíz en torno de los 105 quintales.

En muchas zonas no se obtendrá ese diferencial del 10%

. – Bueno allí estarán los problemas graves. Las retenciones en el caso de la soja se llevan el 30% del precio, y en el caso del maíz el 11%. El gobierno está en la disyuntiva de desfinanciar el presupuesto o al negocio del campo. Opto por desfinanciar al campo, eso pagara sus consecuencias en la economía del interior.

Si eso sucede con el interior, que pasará en las ciudades. 

. – Estamos en un escenario muy complejo. Las economías urbanas sufren la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos, los emprendedores tienen una gran suba de costos, y al reducirse las utilidades las empresas no logran cubrir sus gastos de estructura.

Los negocios chicos desaparecen, crece el desempleo y el circulo ruinoso. 

. – Correcto, estamos en un círculo ruinoso o vicioso del cual solo se sale si hay una inyección de inversión.

Antes de las elecciones imposible. 

. – Entonces, tendremos un largo camino plagado de vicisitudes hasta las elecciones presidenciales. No veo en el horizonte un camino muy claro.

Esto mellara la figura presidencial. 

. – El presidente está afectado por el mal desempeño de la economía, lo que hace que tenga una imagen muy negativa. La ex presidenta, una de las favoritas para la elección 2019, tiene una alta imagen negativa por sus causas judiciales. Si ambos profundizan sus dificultades, es muy probable que ni uno, ni otro sea candidato.

Un escenario impensado hace meses atrás. 

. – Que tendrás que ir recalculando para ver hacia donde se va a dirigir la opinión pública. Ambos tienen fanáticos de cada lado. Uno al otro le tira cemento para ponerle un techo al crecimiento en la opinión pública, sin embargo, ambos se perjudican.

¿Cómo viene marzo?

. – La agenda es larguísima, el campo está cosechando el maíz, y entraran muchos dólares. Comienzan las clases y falta dinero en la calle. El FMI aprobara las metas y desembolsaría U$S 10.700 millones. Será un mes en donde sobraran dólares, faltaran pesos y las ventas serán amarretas.

¿Más de lo mismo?

. – Sí, pero hoy disfruta este fin de semana largo de carnaval, no tenemos otro hasta las pascuas de abril. El país sigue con muchos feriados, el populismo del gasto, y la presión de los impuestos. Mejoramos poco, nos complicamos mucho.