Un grupo de científicos tiene listo el primer “marcapasos” que no necesita recargar baterías porque toma la energía necesaria del latido del corazón.

Las pruebas realizadas en animales dieron buenos resultados, los cuales fueron publicados en la revista Acs Nano. Bin Yang, autor principal del trabajo y miembro de la Universidad Jiao Tong de Shangai dijo: “Se necesitan concluir los test en cerdos. Luego se realizarán en simios y, si los resultados son positivos, después de cinco o seis años, se podrá pasar a la experimentación en seres humanos”.

Qué son los marcapasos y qué cambia ahora

Los marcapasos son aparatos que se colocan quirúrgicamente junto al corazón. A través de señales eléctricas, tienen la misión de regular la estimulación cardíaca y mantener la frecuencia adecuada a las necesidades de cada momento. Los actuales marcapasos se implantan bajo la piel, cerca de la clavícula; y la energía de sus baterías llega al corazón a través de electrodos implantados.

Estas baterías pueden durar entre cinco a 12 años. Y son reemplazadas con una intervención quirúrgica que -en ocasiones- puede tener complicaciones, como infecciones o hemorragias.

Hasta ahora se realizaron varios intentos para crear marcapasos que usaran el latido cardíaco como fuente de energía natural; pero sin éxito, por vía de su estructura rígida, debido a problemas de miniaturización y otros inconvenientes.

En este caso, los investigadores chinos buscaron mejorar la tecnología proyectando un pequeño “marco” de plástico flexible; que luego se une con las capas que generan energía cuando se doblan. Una vez implantados el marcapasos en las pruebas, el latido del corazón comenzó a alterar la forma del marco; generando una energía suficiente para alcanzar la “performance” de los marcapasos estándar alimentados por una batería.

Para los investigadores, es un paso importante para llegar a un marcapasos que se autoalimente de manera segura y sostenida.