El récord es de arribo de extranjeros. En diciembre llegaron a la ciudad más de 5 mil turistas, un 26 por ciento más que en 2017. En todo 2018 la cifra superó los 35 mil, una suba anual del 51 por ciento.

El Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) cerró el año pasado con un récord: en diciembre arribaron a la ciudad más de cinco mil turistas extranjeros, la mayor cantidad en décadas. El último mes de 2018 aterrizaron en total desde el extranjero 5.159 personas, un 26 por ciento más que en el mismo período de 2017. En todo el año pasado la cifra de turistas no residentes que desembarcó en Fisherton fue de 35 mil personas, una suba interanual del 51 por ciento.

Entre las razones que explican el fenómeno una sobresale: la devaluación del peso tornó más atractiva la llegada a la ciudad para los extranjeros, con precios mucho más bajos en dólares y euros.

Los datos se desprenden de la última Encuesta de Turismo Internacional que mide mensualmente el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec), en base a información de todos los aeropuertos del país.

La Fundación Banco Municipal de Rosario se encargó de ponderar los indicadores y resaltar el récord que alcanzó el AIR desde que el organismo nacional mide estas variables.

En diciembre de 2018 llegaron 5.159 turistas del exterior a la aeroestación local, lo cual significó un crecimiento de 26,6 por ciento interanual, comparado con el mismo mes de 2017.

Cifras

Las cifras del último mes del año pasado no fueron un fenómeno aislado. En el año, arribaron al AIR un total de 35.000 turistas del exterior, un incremento interanual de 51 por ciento, por encima del desempeño de los principales aeropuertos del país.

Por otra parte, Ezeiza y Aeroparque registran una salida negativa respecto al año anterior, mientras en los restantes aeropuertos fue positiva. Esto da cuenta, en parte, del fenómeno de descentralización que está experimentando el transporte aéreo del país, política que el gobierno de Mauricio Macri ha denominado “la revolución de los aviones”.

De acuerdo a los datos del Indec, en diciembre pasado llegaron 295 mil turistas no residentes a la Argentina, con un incremento interanual de 13 por ciento. En el acumulado anual se alcanzaron dos millones 760 mil llegadas de turistas no residentes y se registró un aumento de 7,5 por ciento.

Más números

Ezeiza y Aeroparque concentraron el 89,5 por ciento de las llegadas de turistas no residentes durante los doce meses del año, con un incremento interanual de 4,6 por ciento.

Se destacaron las llegadas de turistas brasileros, que ascendieron a 68 mil, cifra que representó un aumento interanual de 24,7 por ciento. En segundo lugar se ubicaron las llegadas de 63 mil turistas europeos, que aumentaron 7,4 por ciento interanual. Luego siguieron con 56 mil llegadas los turistas del grupo de países de “resto de América”, con un incremento de 9,4 por cinto.

En el resto de los aeropuertos del interior, entre ellos Rosario, la afluencia del turismo receptivo registró un aumento de 38,8 por ciento, respecto del mismo mes del año anterior. Los principales países emisores fueron el grupo de países de “resto de América”, Brasil y Chile.

En tanto, la salida de turistas argentinos desde Rosario al exterior vía aérea fue de 15.615 pasajeros en el mes, consolidando una disminución de 7,3 por ciento interanual. Esta contracción resulta bastante inferior a la de los meses previos.

En ese sentido, desde la Fundación resaltaron que, si bien el flujo de pasajeros total en Rosario dista de aproximarse al de otros aeropuertos, “se observa que la variación interanual de pasajeros superó a Córdoba y Mendoza en cuanto al turismo emisivo”.

Según datos del AIR, en 2018 arribaron y partieron en total 870 mil pasajeros. Fue un 18 por ciento mayor respecto al 2017, cuando hubo 740 mil pasajeros. Se esperaba llegar al millón de pasajeros, pero la crisis lo impidió.