Así lo dijo Demetrio Álvarez. Habló con Cadena Oh! y dio detalles del conflicto ante el cierre de puertas del tradicional restaurante local.

Es un tema preocupante que no viene de ahora. El cierre del establecimiento fue por una deuda que tenían los empresarios con una cadena de supermercados. Han cortado la luz, han quedado los trabajadores afuera. El lunes 15 nos reunimos con los empresarios para que nos den un esclarecimiento de lo sucedido. No han podido trabajar por la deuda que tienen, que la vienen arrastrando desde 2015 cuando estuvo Alfredo Heddiger y que vendió a empresarios de Paraná, que compraron con deuda y no pudieron pagar ni levantar. Siempre este tema es muy difícil. Para la gente que no sabe lo que es la gastronomía, claramente le va a ir mal“, respondió Demetrio Álvarez.

Asimismo, contó: “La gente de Entre Ríos se lo vendió con deuda a gente de Rosario, vino un empresario. Ni lo conocemos. No se maneja desde Rosario o Paraná. El empresario que compra tiene que estar al frente del negocio. Es una triste realidad. Viene mal desde 2015. Se vendió siempre con deuda, a la gente que le vendieron de Rosario se les había cortado el contrato también“.

Además, comentó que en un momento “estaban trabajando con tubos (de gas), fue clausurado, me parece bien porque es un riesgo tremendo y total. Luego se puso el gas natural, se hizo una refacción, pero eso con deuda y no pagás: a quién alquilas, no pagás la luz, impuestos, a medias a los trabajadores, no pagás al medio. Tenemos que darles obra social, nunca dejamos de darles. Nos llamaban cada vez, tenemos problemas oncológicos, con chiquitos especiales. Hay que darles. Pero la recaudación está mal. Está mal el país y la actividad nuestra“.

Por otra parte, describió que hay afectados “25 trabajadores, 5 familias. Gente que está desde que inició Don Estanislao, 20 años, 15 años. En Rivadavia y Obispo Gelabert. Uno lo ve, después de tantos años en un gremio, esto no se maneja de esta manera. Pero uno no le va a decir a los empresarios como manejarlo. Colaboramos y nosotros nos ponemos contentos cuando los empresarios tienen éxito, porque le van a pagar a los trabajadores, van a pagar la obra social y para que tengan jubilación. Les damos prioridad a los trabajadores. Pero hay una deuda anterior de $1.800.000, ahora de $1.200.000. Es una obra social solidaria, pero no paga nadie y estamos viviendo un momento muy difícil en el país. No sólo en Santa Fe“.

Por último aclaró: “Me he movido junto con el secretario gremial. Quiero hablar de la buena predisposición del ministro, de Julio Genesini. Para el lunes tenemos la audiencia definitiva. Esperamos llegar a buen puerto. Lo que pedimos son 60 o 90 días que el supermercado que les de la luz, que vuelva a abrir, aclarar la relación laboral con los empresarios. Se lavan las manos, no están, no son de acá. El primero era de Paraná. Uno viene con buena intención con los trabajadores, bueno muchachos sigamos trabajando. Cuando estaba abierto se llevaban la diaria por lo menos, no cobraban sueldo. Los empresarios que vinieron acá parece que no les importa absolutamente nada. Cerraron ya 10 días“.