Colón rescató un valioso punto de su incursión por el José Amalfitani, a pesar que jugó casi una hora con un futbolsita más. Pero se trajo un empate ante un Vélez que ya está totalmente aceitado, y que viene siendo protagonista en las primeras posiciones del campeonato.

Por este motivo, Julio Comesaña valoró el punto que cosechó en Liniers, y expresó: “El resultado nos ayuda a seguir confiando en que debemos seguir mejorando en todos los aspectos, quedo más conforme con el trabajo del segundo tiempo. Ellos quedaron con 10 jugadores pero históricamente parece que se torna más difícil, más con un equipo como este. Vélez hoy es más que nosotros como equipo, y nos llevamos un punto valioso, en el momento que estamos y en lo que buscamos armar”.

Y agregó: “Fallamos varias situaciones en el segundo tiempo, ellos tuvieron escaramuzas. Empezamos a encontrar más claridad con las modificaciones, generamos espacios, llegó el empate. Vélez nunca renunció al ataque. Nos vamos contentos porque el empate nos sirve a seguir confiando. Trabajar sobre la derrota siempre es más difícil”.

En cuanto al gol tempranero del Fortín, indicó: “Salimos desprotegidos, no escalonados. Cambiaron la pelota al otro lado y fue un buen gol de ellos”.

“Falta mucho, necesitamos ser más solidos para recuperar la pelota y saber administrar los ritmos del partido. Vélez es un equipo enérgico, pero si ellos juegan así nosotros no debemos hacerlo así, estamos en otro momento. Tenemos que manejar nuestro juego de acuerdo a los jugadores que tenemos”, destacó en otra parte de la conferencia.

Mientras que también se refirió a lo que propuso el rival, y tiró: “Ellos tienen dos hombres por afuera, como Vargas y Bouzar, que juegan con el pie cambiado. Uno nunca se puede confiar, sufrimos en algunas situaciones, pero después los controlamos. El trabajo de los chicos por las bandas estuvo acertado para un partido así. Ellos saben que la superioridad numérica la hacen con el arquero. Hoyos juega bien con los pies, por lo tanto era difícil controlar las pelotas cruzadas. A nosotros nos agarraron de esa manera en el gol en el inicio del partido. Nosotros no somos una maravilla, somos un equipo en construcción y estamos lejos de lo que queremos”.

Luego, se lo consultó por las declaraciones de la semana, donde calificó de alcahuetes a los que filtran información desde adentro, y opinó: “No estoy molesto, digo la verdad. No tengo que ocultar una cosa que es cierta. Las redes sociales, los periodistas y los clubes no son el problema, sino los seres humanos. Los países son todos maravillosos, el problema somos los seres humanos. No puedo estar trabajando en un club y que haya gente que fitre información. Lo hablé con Vignatti y ellos sabrán qué hacer”.

En cuanto a si seguirán viajando en avión cuando jueguen de visitante, indicó: “Siempre que podamos y que el club nos abra la posibilidad lo haremos, sino amerita iremos en un bus. Pero así se descansa más”.

En tanto que también se lo consultó por el rendimiento de Wilson Morelo y tiró: “Con el correr de los partidos encontrará su ritmo, necesitaba estos minutos, él último partido lo jugó con Millonarios hace mucho, llegó y entrenó, que la familia, su casa, fue a Lanús y jugó 5′. El va a ir tomando su forma con la competencia”.

En cuanto a si su mente está en remontar en esta Superliga o piensa más en el futuro campeonato, contestó: “Desde que hablé con el presidente y el vice Fleming, en Curitiba, donde hablamos de todo. Me dijeron que no conocía el fútbol argentino, pero conozco la radio y veo la televisión. Pero uno conoce a la gente cuando trabaja con ella. Como a los jugadores de fútbol le miramos los pies, y nos olvidamos que tienen una cabeza, ahí es donde nos equivocamos. Este es un semestre de transición, lo que no quiere decir que los resultados nos dan lo mismo, yo siempre quiero ganar”.

En la parte final se le hizo referencia a si le molesta que se mencione constantemente a la diferencia de edad que hay con sus jugadores, y expuso: “Estar actualizado no es solo leer o mirar la televisión. Hay que ver la hoja de vida de las personas, si me dicen que estuve tres años sin trabajar… Pero siempre estuve trabajando y peleando cosas importantes, perdí y gané como todos. Tengo pasión por el fútbol, por lo que hago. Lo demás es secundario. Si voy a ganarme unos pesos tendré que sudar bastante. No vine a hacer sociales y a estar en la noche. Soy feliz en la cancha, soy una persona tranquila”.