El intestino tiene un conjunto de bacterias que podríamos considerar “buenas”, que ayudan en el normal desarrollo de las funciones del sistema digestivo y hasta en las defensas del organismo. Científicos que trabajan en este “microbioma intestinal” descubrieron más de 100 especies de bacterias completamente nuevas.

El estudio del Instituto Wellcome Sanger y el el Instituto Europeo de Bioinformática (EMBL, por sus siglas en inglés), de Reino Unido, y el Instituto Hudson de Investigación Médica, de Australia, fueron quienes crearon esta completa colección de bacterias intestinales humanas, lo que ayudará a los investigadores de todo el mundo a analizar cómo nuestro microbioma nos mantiene saludables y su papel en las enfermedades.

El mapa de las bacterias

En un artículo que se publica en Nature Biotechnology, el nuevo recurso permitirá a los científicos detectar qué bacterias están presentes en el intestino humano, con más precisión y más rápido que nunca. Esto también proporcionará la base para desarrollar nuevas tratamientos para enfermedades como trastornos gastrointestinales, infecciones y afecciones inmunitarias.

Alrededor del 2 por ciento del peso corporal de una persona se debe a las bacterias y el microbioma intestinal es un contribuyente esencial para la salud humana. Los desequilibrios en nuestro microbioma intestinal pueden contribuir a patologías y afecciones complejas como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del colon irritable y la obesidad. Como muchas especies de bacterias intestinales son extremadamente difíciles de cultivar en el laboratorio, existe un gran vacío en nuestro conocimiento de ellas.

En este estudio, se cultivaron con éxito y se secuenció el ADN de 737 cepas bacterianas individuales. El análisis de estos aislamientos reveló 273 especies bacterianas separadas, incluyendo 173 que nunca habían sido secuenciadas.

La creación de una base de datos pública científica

El doctor Samuel Forster, autor principal del artículo, dice: “Este estudio llevó a la creación de la base de datos pública más grande y más completa de bacterias intestinales. El microbioma intestinal juega un papel importante en la salud y la enfermedad. Este importante recurso cambiará fundamentalmente la forma en que los investigadores estudian el microbioma”.

Los métodos standard para comprender el impacto en la salud humana implica la secuenciación del ADN de muestras mixtas de bacterias intestinales para tratar de comprender cada componente. La nueva colección de cultivos hará que sea más barato y más fácil para los investigadores determinar qué bacterias están presentes en las comunidades de personas e investigar su papel en la enfermedad.

El doctor Rob Finn, autor del Instituto Europeo de Bioinformática de EMBL, explica: “Si los investigadores quieren probar una hipótesis, por ejemplo, que una especie en particular está enriquecida con cierta enfermedad, pueden aislarse de la colección y realizar pruebas físicas en el laboratorio si esta especie parece ser importante”.

“Esto nos llevará a desarrollar nuevos diagnósticos y tratamientos para enfermedades como trastornos gastrointestinales, infecciones y afecciones inmunológicas”, añade el doctor Trevor Lawley, co-autor del Instituto Wellcome Sanger.