Se reincorporó a la disciplina velezana, pero no oculta su sonrisa. No es para menos. Ayudó a la Selección Argentina Sub 20 a meterse en el próximo Mundial de Polonia y en el Panamericano de Lima (ambos este año), con una gran campaña en tierras chilenas donde se disputó el Sudamericano.

Todavía masticará la bronca por haber dejado trunca la chance de la coronación en la derrota ante Brasil, pero sus sueños celestes y blancos, junto a la ilusión por jugar un mundial juvenil no se apagan con nada.

Francisco Ortega fue uno de los valores del conjunto albiceleste y dialogó en exclusiva con el Sitio Oficial a su regreso de Chile.

“Me llevo lo mejor de esta experiencia con el sub 20. Tuvimos un buen rendimiento en general y pude aprovechar las oportunidades y los minutos que me dieron”, señaló muy feliz Pancho.

La Selección Argentina resultó ser la 18ª clasificada al torneo que se llevará a cabo desde el 23 mayo al 15 de junio en seis ciudades del país europeo: Bydgoszcz, Bielsko-Biała, Gdynia, Lódz, Lublin y Tychy. El sorteo de la fase de grupos se realizará el domingo 24 de este mes en el Gdynia Sports Arena. Seguro, Ortega va a estar muy atento a lo que ocurra ese fin de semana. “Estoy muy contento y tengo la ilusión de jugar el Mundial. Representar a mi país sería lo más lindo y no tiene comparación con nada. Ojalá se dé”.

El seleccionado comandado por Fernando Batista, tuvo un arranque de competencia complejo. Con el correr de los minutos y rodaje, este grupo de grandes valores nacionales supo imponer su juego ante las complicaciones que le ofrecían sus rivales. Así se llegó con posibilidades de ganar el Sudamericano en la última fecha. “Nos faltó en el arranque meter más goles y ganar para que el equipo comenzara a tomar más confianza. Fuimos de menor a mayor, pero una vez que agarramos esa seguridad que necesitábamos pudimos mejorar y crecimos en cada partido. Se notaba la diferencia”.

También se habló mucho del poco tiempo de recuperación (jugaban cada dos días) que tenían todos los juveniles participantes de la competencia de un encuentro a otro. Francisco lo sentía en su físico, pero ponerse la camiseta de la Argentina era más fuerte. “Era poco el tiempo de recuperación, pero el cansancio se iba cuando se acercaba el otro partido, te lo tenías que sacar de encima”.

Si bien viene de vivir algo único, no hay tiempo para relajar y no pensar en otra cosa que no sea Vélez. Llegó y ya se puso a disposición del Míster para primero recuperarse (volvió lesionado) y luego dar siempre lo mejor. “Me recibieron muy bien. Estoy muy contento de haber vuelto porque se extrañaba mucho este ambiente, que es muy lindo. Espero recuperarme pronto para poder jugar”; afirmó el zurdo que además apuntó que “apenas el técnico me quiera poner voy a estar listo”.

En su estadía en Chile, le tocó vivir junto a Thiago Almada las tres primeras fechas de este reinicio de la Superliga por tele. Así, para el cierre de la nota, Ortega contó lo difícil que se le hizo no estar ayudando a sus compañeros en esos choques, pero se esperanzó a futuro. “Verlo de afuera a Vélez me pone muy nervioso. Se ve un muy buen equipo. Somos muy sólidos y respetados. El grupo se ganó mucho respeto y la forma de juego que tenemos gusta. Si nos proponemos, podemos lograr cosas muy grandes”.