Macarena Sánchez contó en sus redes sociales el mal momento que le tocó vivir. “Hace 20 años que juego al fútbol. Siempre viví exclusión y discriminación. Desde que inicié la denuncia de público conocimiento no paro de recibir mensajes con insultos y agravios, pero todo tiene un límite. Hoy me llegó este mensaje donde acompañó la foto de una pistola con sangre.

Tras hacer pública la amenaza, la satafesina recibió miles de apoyo desde todos lados. “Quiero agradecer a todxs por el apoyo y la solidaridad. Estas son las respuestas que históricamente han recibido las mujeres que levantan la voz en la lucha por sus derechos; pero no vamos a aflojar y vamos a seguir peleando por un #FútbolFemeninoProfesional”.