Federico Grimberg y Alejandra Del Río Ayala

Condenaron a 10 años de prisión a un hombre de 29 años identificado como Damián Alberto Florito . Es por ser el autor de delitos contra la integridad sexual de una niña menor de edad de su entorno familiar. Fue en el marco de un juicio oral que se llevó a cabo en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. Cuya sentencia se dio a conocer en la mañana de hoy.

La pena la dispuso por unanimidad el tribunal pluripersonal que integran los jueces Eduardo Pocoví (presidente), Jorge Patrizi y Luis Octavio Silva. Los magistrados también dispusieron la prisión preventiva de Florito, a raíz de que había llegado en libertad al juicio que finalizó hoy.

A Florito –que es integrante del Servicio Penitenciario de la provincia– lo condenaron como autor penalmente responsable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal con el delito de promoción de la corrupción de menores calificada (por ser la víctima menor de 13 años de edad).

Pena y prisión preventiva

Luego de conocerse la resolución del tribunal, los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Federico Grimberg manifestaron su conformidad con la condena impuesta. “Si bien habíamos solicitado una pena mayor, los jueces resolvieron modificar la calificación que habíamos hecho, por lo tanto, resulta lógica la decisión de bajar el monto de la pena”. Sostuvieron. En tal sentido, explicaron que “desde la Fiscalía habíamos realizado una acusación agravada y los jueces entendieron que no correspondían las agravantes”.

Del Río Ayala y Grimberg también valoraron que los magistrados hicieron lugar al pedido formulado para que Florito quede en prisión preventiva. “Hay que recordar que había llegado al juicio en libertad, y los jueces ordenaron su inmediata prisión preventiva”, destacaron.

Agresiones sexuales

“Los delitos que investigamos se cometieron durante aproximadamente tres años. Mientras la víctima tenía menos de 10 años”. Recordaron los fiscales. “Los ilícitos ocurrieron en una vivienda ubicada en la zona norte de la ciudad, a la que la niña concurría para visitar a Florito, que es de su entorno familiar”. Concluyeron los funcionarios de la Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual (GEFAS) del MPA.