Así lo manifestó Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro. También advierten un panorama complicado en ganadería. 

Las difícil situación hídrica y agropecuaria continúa en el norte de la provincia, donde ya se estiman pérdidas de alrededor de 2.200 millones de dólares en el ámbito cerealero.

Así lo calculó Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro. Esto se debe, en parte, a que están afectadas un 17% de las hectáreas de soja.

Leer más: Productores de leña complicados por el agua en la Cuña Boscosa

En tanto, si bien aún no se pudo hacer una estimación, en el sector ganadero se vive una situación similar. “Las cabezas y los vientres, sobre todo en el norte, también son cuantiosas”, manifestó en El Cuarto Poder.

Por su parte, Carlos Castagnani, presidente CARSFE, remarcó: “El norte está muy complicado, con pérdidas irreparables”.

“Se perdió la totalidad del girasol que faltaba cosechar. De la misma manera, lo que se había sembrado de soja de segunda desapareció y hay un problema importante con la ganadería”, acotó.

Por este motivo, los ruralistas se reunieron la semana pasada con autoridades del gobierno de la provincia, donde hicieron un reconto de las obras que creen que faltan.

“Vemos pequeñas obras que uno cree que en el momento son la solución, pero después terminan no siéndolo”, explicó Castagnani.

No obstante, el dirigente admitió que es “difícil porque hay que llegar a un acuerdo con el resto de las provincias y la Nación” y, además, “hasta que no baje el agua, no se puede hablar de ninguna obra”.