La compañía aérea nacional, Aerolíneas Argentinas, puso en marcha un plan que apunta a que los pasajeros paguen únicamente los servicios que desean contratar. La propuesta, que ya empezó a implementarse, le servirá para competir con las empresas de vuelos low cost.

El plan consiste en que el pasajero sólo abone los servicios que utiliza. A diferencia de la tarifa que estaba vigente, ahora el equipaje despachado en bodega, el cambio de fecha y la elección de asiento serán prestaciones optativas, que el cliente elegirá o no según su necesidad.

El nuevo esquema tarifario, que ya comenzó a implementarse en vuelos a Punta Cana (República Dominicana) y a Bogotá (Colombia), se ampliará próximamente a vuelos de cabotaje y a otros destinos internacionales.

Además, los cambios que dispuso Aerolíneas Argentinas tienen como objetivo segmentar las distintas categorías de vuelos que eligen los usuarios. Dentro del segmento Promo, el pasajero puede viajar con equipaje de mano, no puede elegir asiento ni cambiar la fecha de su viaje. Si el cliente quiere despachar una valija en la bodega o modificar la fecha del viaje deberá pagarlo aparte, como en la mayoría de las low cost.

En tanto, en las categorías superiores (Base, Plus y Flex) sí se permite despachar en bodega, cambiar o devolver el pasaje y elegir el asiento. A su vez, antes había cupos específicos de cada categoría, y una vez que se terminaban no se podía viajar a ese costo. Ahora, mientras haya lugar en el avión se podrá adquirir un pasaje al costo más bajo (segmento Promo), al igual que en las low cost.