En una audiencia de oficio convocada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y la Defensoría del Pueblo, la empresa reconoció su error, levantó la sanción y destacó el accionar solidario del trabajador.

La empresa Azul Combustibles SA levantó la sanción que había impuesto al trabajador Ezequiel Schaab. Tras haber aportado filmaciones de las cámaras de seguridad. Y que permitieron esclarecer el femicidio de Agustina Imvinkelried.

La audiencia se celebró este miércoles en la sede de la cartera laboral en Esperanza. Y estuvieron el secretario de Trabajo, Leonardo Panozzo. Y la coordinadora de Relaciones con la Ciudadanía de la Defensoría del Pueblo, Eleonora Avilés.

“Convocamos de oficio a esta audiencia con el objetivo de que se levante la sanción del trabajador. Aquí, hicimos conocer nuestra sorpresa y descontento por la sanción. Poniendo en contexto el accionar de un joven en una situación relacionad. Ante un hecho gravísimo como es un femicidio”, detalló Panozzo.

“El trabajo en conjunto entre el Ministerio y la Defensoría del Pueblo permitió que la empresa revise su postura. Levante la sanción y, sobre todo, pondere el gesto solidario de Ezequiel Schaab”, afirmó el secretario de Trabajo.

Defensoría

A su turno, Avilés afirmó que “la presencia de la Defensoría del Pueblo puso de relieve la importancia del tema en cuanto a que el compromiso, en un flagelo en el cual niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres están involucradas, involucra a toda la sociedad y no solamente a los poderes del Estado”.

Avilés destacó que “entendiendo que ésta es una responsabilidad que atañe a lo empresarial, sindical y a la ciudadanía. La audiencia revalorizó la actitud del trabajador, puesto que el compromiso de toda la sociedad permitirá que podamos visibilizar estas situaciones, prevenirlas y erradicarlas pudiendo vivir en una sociedad libre de violencia. Además, la Defensoría, a través del Centro de Asistencia a la Víctima, sigue a disposición para acompañar a Ezequiel y a su familia”.

Durante la reunión y tras el pedido de revisión de la sanción y consecuente pago de los días caídos, la empresa asumió como “errónea” la decisión adoptada y reconoció que “no se advirtieron las consecuencias en la comunidad esperancina”, como tampoco “el contexto en el que se cumplió el actuar del trabajador”.

De esta manera, la empresa dejó sin efecto la medida disciplinaria aplicada y no descontará suma alguna en los haberes del trabajador. Además, la empresa reivindicó “los valores personales que merecen destacarse” del trabajador.