A un mes de ser designado al frente de la Secretaría de Trabajo de la Nación, en reemplazo de Jorge Triaca, Lucas Fernández Aparicio suma cada vez más poder. Y se vislumbra como la esperanza del Gobierno para neutralizar a los gremios.

Fernández Aparicio, de excelente vínculo con los gremios es hombre de confianza del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Se lució interviniendo con las negociaciones durante el conflicto con los aeronáuticos. Donde tuvo como desafío evitar la cancelación de vuelos. Y mantener el cronograma oficial de funcionamiento.

“Lucas tiene cintura para negociar, es muy cercano a los sindicatos. Tenemos plena confianza en que va a traer buenas noticias al Gobierno. De cara a las negociaciones paritarias que se vienen para este año. Y va a saber resolver cualquier disputa, como lo hizo esta semana con los aeronáuticos. Esto significa una tranquilidad enorme para el presidente Mauricio Macri y el ministro Dante Sica”. Destacaron desde el Gobierno. Además de ser un hombre de confianza de Marcos Peña y Guillermo Dietrich, el flamante Secretario de Trabajo tiene una excelente relación con sus pares de Provincia, Marcelo Villegas, y de la Ciudad, Ezequiel Jarvis, agregaron fuentes oficiales.

Desde los propios gremios destacaron que esta semana fue “la Secretaría de Trabajo el organismo que tuvo a cargo acercar a las partes a un entendimiento durante el conflicto”. Ahora, el nuevo desafío que lo mantiene bajo la lupa es negociar y encarrilar las paritarias 2019 manteniendo la armonía entre los distintos sectores, neutralizando posibles paros o protestas.