Raúl Emilio Acosta
El socialismo es un grupo homogéneo que ha sabido tener pensadores, cada vez hay menos, pero siempre supo como ordenar sus grupos comando. Estrategias electorales que, como corresponde, exigen estrategas.

 

El socialismo no es un ejército extendido en todo el territorio provincial donde, lo escribí tantas veces, depende de la relación con caciques y caciquejos radicales, demo progresistas, vecinalistas y antiperonistas sueltos y dispuestos.

Los que organizan los grupos comando, que hasta enviaban tropa de fiscales a lejanías como Reconquista y otras ciudades norteñas (hay anécdotas risueñas de esos muchachos enfrentados con hoteles diferentes, aguas diferentes y vegetaciones intestinales sublevadas) saben que una cosa es el sur y otra la provincia mas allá del Rio Salado.

En Rosario será casa por casa, votante por votante, según una distribución que se repite: asegura disciplina y grupos comando trabajando para sostener lo que parece difícil (hoy) el triunfo en la ciudad madre del socialismo de la provincia.

El socialismo prepara lo suyo. Guerra final. No discuten el candidato una vez que los jefes definen. Van y juegan. Parecen, semejan aquellos peronistas cuando estaba Perón. Obediencia política.

Que aparezcan varios candidatos en la interna socialista rosarigasina molesta para un juego que puede ser funesto en esta oportunidad. Funesto si no se juega. Votar en las internas de los otros. Primarias Abiertas. Simultáneas. Obligatorias. PASO. Estarán ocupados, pero deberán hacerlo.

La mas seria e importante encuesta (Grupo ALEGRE) muestra a Rosario sin blindaje y con otro problema. Con quienes se informa la ciudad. Billetera mató galán. Sobrevive sin dramas Alberto Lotuff, por lejos el que mas reconocimiento tiene pero, ay, es en las redes donde se juega el partido de la información.

Los datos son tremendos por lo inatajables. Vivir en las redes no es sencillo. Exige acostumbramiento y una militancia cibernética siglo XXI. Para los candidatos una dependencia con aquello que citaba Louis Pawells. El retorno de los brujos. Semejan otros, son los mismos. Ningún candidato escapa del hechizo y la atadura. Redes. En Rosagasario territorio y redes.

Allí deben fabricar a Verónica Irízar, silenciar a Capiello, seducir a Javkin, disminuir a Boasso, acotar a Sukerman. Vencer a Roy López Molina. Estarán ocupados. Se tienen fe.

Cuentan con un solo punto a favor. Si la arquitecta Bielsa quisiera ser intendente sacaría una ventaja 2 a 1 o 2,5 a 1 a cualquier otro candidato. Sería Paliza. La Bielsa tal vez no sepa que, con su decisión de no participar como candidata a intendente, deja abierta una puerta al jardín que era todo suyo y que ella considera poco. Modos personales de ver un trabajo general y solidario. El acto político es a veces sacrificado y los caprichos no son la mejor solución para el conjunto. Cada uno de nosotros es lo que hace, no lo que dice. Es cuasi bíblico: por los frutos los conoceréis.

El socialismo debe trabajar denodadamente para imponer su candidato a intendente y, luego de ganar una interna, ir por la reválida en las elecciones generales de junio. Han comenzado los dos trabajos. Instalación y demolición. Es un grupo comando eficiente y prolijo. Como debe ser.

En estas PASO la tarea será doble, porque paralelamente deberán exacerbar las diferencias de los otros dos candidatos (Perotti y quien decidan en Cambiemos, opino que Corral) y trabajar para que las contradicciones, las peleas, la guerra en redes rinda beneficios en la difícil tarea. Retener Rosario.

Algunos apresurados del peronismo creen que una nominación resuelve el porvenir colectivo. Otros retardatarios, del mismo peronismo, creen que este es el país, la provincia y el territorio del 2007. No es así.

Algunos clásicos del radicalismo se dedican a su oficio: el internismo. Comen una liebre que no cazaron ni está en la olla. Siempre fueron así.

Hay una sola pregunta que se responde con los hechos. En Rosario todos comentan la interna peronista y las desavenencias radicales. Al socialismo lo dejan tranquilo. Es un modo, un fondo, una forma, una conducta, una sugerencia, un pedido, una decisión.

Asustó bastante el conocimiento de la Encuesta ALEGRE. La respuesta fue empezar a trabajar. Radicales y peronistas la siguen comentando. Fue una encuesta. Dentro de un mes será todo diferente. A veces los socialistas copian bien al viejo Perón: “solo la Organización vence al Tiempo”.

El peronismo cree que leer una encuesta es suficiente. Já. Esperemos que comiencen a moverse cuando lean la de marzo…

Solo el socialismo advierte que sin Rosario no tiene provincia y que Bonfatti debe recuperar un diferencial que pone a Lifschitz muy arriba. Solo el socialismo eligió poner a su hombre con amplios “positivos” en los diarios de tirada nacional. Eso es saber jugar en el propio campo y en las internas de los otros. Lifchitz juega en el territorio y vuelve en la “macro política” de los medios nacionales. Eso es muy positivo para un candidato que debe recuperarse: Bonfatti.

El peronismo, como PRO Cambiemos y la fracción UCR que los acompaña no advierte el recodo o no tiene con quien resolver el dilema: jugar o no jugar fortísimo en Rosario. No tienen el reaseguro de ser oficialismo provincial y oposición nacional. No es una llave menor ni superflua. Es decisiva.

Este lunes 21 de enero todos los actores conocen los números de la Encuesta ALEGRE.

Fue pedida por empresarios peronistas para que nadie los engañase con encuestas nacionales o del oficialismo. Pidieron frialdad, casi crueldad para con los Datos de Candidatos, medios y modos de comunicación en 5 sectores de Rosario. Todos los que debían leerla la leyeron. Una curva del almanaque y aparece febrero. Y arranca la carrera. Algunos saben como jugar, otros no, no lo saben.