El objetivo es sumar tecnología de vanguardia para mejorar la calidad del servicio.

El Empresa Provincial de la Energía incorporará a sus redes 14 subestaciones transformadoras inteligentes. Las mismas, implicaron una inversión superior a los 14 millones de pesos.

Las subestaciones inteligentes contribuirán a continuar con un proceso de mejora en la red de distribución eléctrica. A su vez, permitirán reducir los tiempos de reposición. En el caso de detectarse una falla en el sistema que deje a un grupo de usuarios sin suministro.

Con la incorporación de esta nueva tecnología será posible realizar trabajos que hasta ahora requerían un corte programado para concretarse. Otras de las  funciones son la detección remota de puntos de falla y la medición de la corriente en tiempo real.

Prioridades

El presidente de la Empresa Provincial de la Energía, Maximiliano Neri, destacó que “este tipo de inversiones deben priorizarse. Ya que el resultado es una mejora en los tiempos de respuesta. Este primer paso es muy importante y tomamos el compromiso de acelerarlo lo máximo posible. Es otro ejemplo de la transformación que vive la empresa”.

Por su parte, el gerente General y responsable del proyecto, Marcelo Cassin, precisó que “en las subestaciones de distribución se necesita un operario para definir el punto de falla. Con esta nueva tecnología, cada subestación tiene un sensor que transmite al centro de control. De este modo ya no es necesario que el operario recorra, sino que solo se dirija a la fuente de falla”. Además, “la medición de tiempo real se tiene una vez por minuto los 365 días del año. Y cuenta con un sensor que mide las tres fases“.

Estos procesos constituyen un objetivo fundamental que apunta directamente a la calidad.

“Este proyecto de innovación tecnológica beneficia al usuario. Permite evitar la rotura de transformadores permitiendo realizar el cambio previamente, evitando cortes de suministro”, concluyó Cassin.