Imagen ilustrativa

Fue durante el año 2018. Los efectivos policiales que componen la PDI en la actualidad trabajan diariamente para una rápida resolución de los hechos delictivos.

La labor del área investigativa de la región 1 del departamento La Capital, está a cargo de Martín Musuruana. Y de 165 hombres y mujeres que la integran.

Secuestros y personas aprehendidas

Durante el 2018, se realizaron más de 600 allanamientos con resultados positivos sobre delitos de robo. También por homicidio, estafa, amenazas de bomba, entre otros. De este número se desprenden procedimientos y capturas en la vía pública. Con allanamientos y requisas domiciliarias.

Asimismo, se aprehendieron más de 650 personas y se re capturaron a otras 35 personas que contaban con pedidos por causas judiciales.

Durante los diversos procedimientos los efectivos policiales lograron secuestrar más de 100 armas de fuego y 60 armas blancas. Además, se recuperaron 400 celulares, computadoras y otros elementos denunciados como sustraídos en los procedimientos.

Por otro lado, en el marco de diversas investigaciones se han recuperado 93 motos y 45 automóviles con pedido de secuestro.

Por último, más de 500 mil pesos y 10 mil dólares fueron incautados en las requisas domiciliarias y allanamientos vinculadas a determinadas causas.

Bandas desarticuladas

Gracias a la labor policial, se han desarticulado nueves grandes bandas delictivas que operaban en la región. Las imputaciones corresponden a delitos de robo calificado, en poblado y en banda; asociación ilícita, estafas reiteradas y hurto. Dos de ellas actuaban en el departamento La Capital, cuatro al departamento Las Colonias, una a San Justo y dos al departamento San Martín. Los detenidos se dedicaban a estafar a personas mediante llamadas telefónicas, a robar con el uso de inhibidores de alarma o mediante escruches o
entraderas. Algunos de los delincuentes eran oriundos de provincias vecinas,
sin embargo fueron imputados en el ámbito de la fiscalía santafesina.

Amenazas de bomba

Las amenazas de bombas a establecimientos educativos e instituciones públicas han sido un fenómeno bastante frecuente en este último año, lo que implica un arduo trabajo por parte de diversas áreas que componen el Ministerio de Seguridad y la Policía de la provincia de Santa Fe, como así también una gran cantidad de recursos humanos y materiales. En ese contexto, personal de la Policía de Investigaciones puso a disposición todos los recursos para poder dar con los autores de los llamados. Fue así que traslado y aprehendió a casi 20 personas por diversas causas, algunos de ellos eran alumnos menores y solo pudieron identificarlos por intimidación pública.