Se estima que para mayo finalicen las obras
El gobierno nacional anunció que estará concluida el próximo 31 de mayo, poco antes del Día de la Bandera. Invertirán casi 87 millones de pesos.

 

Después de dos años de demoras, el gobierno nacional anunció que a fines de mayo próximo se terminará la primera etapa de la restauración del Monumento Nacional a la Bandera.

Será poco tiempo antes del tradicional acto del 20 de junio (día de la enseña nacional), que tiene al emblema rosarino como epicentro.

Los trabajos demandarán una inversión de alrededor de 87 millones de pesos, que serán cubiertos entre la administración federal (70 por ciento) y la Municipalidad (30 por ciento).

La definición se terminó de cerrar en un encuentro entre funcionarios locales y representantes del Ministerio del Interior.

Ambos gobiernos “se comprometieron a darles carácter prioritario a las refacciones en el ícono más importante dedicado a la bandera”, destacó la concejala por Cambiemos, Renata Ghilotti.

Además, confirmó que “el compromiso es terminar esta parte de las obras para el 31 de mayo”.

Promesa incumplida

En julio de 2018, se conoció que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, había prometido terminar las tareas de remodelación antes del año que acaba de concluir. Lo dijo durante una entrevista que mantuvo con empresarios de la ciudad, quienes le llevaron su inquietud por la controversia que generaron las obras comenzadas en febrero de 2017.

En ese encuentro, Frigerio negó que la puesta en valor del Monumento estuviera paralizada. “Sólo explicó que hubo un reacomodamiento de los trabajos a realizar”, aseguró el ex vicepresidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came), Elías Soso, quien participó del cónclave donde se abordaron propuestas relacionadas con los intereses de la ciudad.

Con críticas

Fue el concejal progresista, Pablo Javkin, quien indicó que la refacción del Monumento es una obra “lenta, incompleta, mal hecha y cara”. Sin embargo, su par macrista, Carlos Cardozo, retrucó que se estaba “ejecutando y certificando por cuenta y orden de la Municipalidad que, a su vez, adjudicó el emprendimiento”.

Para argumentar sus denuncias, Javkin exhibió imágenes de los trabajos donde se vieron placas faltantes, entre otras anomalías. “Hay sectores donde la reposición del mármol se realizó sin seguir los patrones de coloración de las placas existentes y presentando diversos cortes y manchas de chorreado”, sostuvo.

La adjudicación de las obras enmarcó el desembarco del primo del presidente en Rosario. Angelo Calcaterra había comandado Crearuban S.A. hasta que se la vendió al grupo Pampa Energía, como parte de un paquete de firmas por afuera del rubro hidrocarburos.