Raúl "Bigote" Acosta
Opinión de Raúl Emilio Acosta

 

Después de la conferencia de prensa realizada en la Ciudad de Santa fe en horas de la mañana del 10 de diciembre de 2019 por la arquitecta rosarina María Eugenia Bielsa, el peronismo de la provincia de Santa Fe está desnudo, tiene sus costillas al aire y todos pueden observar hasta el mas íntimo detalle de su cuerpo, aún inmenso. Podría agregarse y de hecho lo hago, que jamás pensó el socialismo y su candidato, Antonio Bonfatti, lograr una ayuda extra partidaria de tamaña magnitud.

En la charla, donde se definió como pre candidata a la gobernación, algunos de sus dichos (y la interpretación de los mismos) sirven para definir el estado en que se encuentra el Movimiento que, para las elecciones, se resuelve como Partido Justicialista.

Narró que hace un año, sin declararlo ni aceptarlo abiertamente, estuvo conversando con todos los sectores del peronismo y mas, con organizaciones que no son estrictamente partidarias y que, si debo usar lenguaje peronista, debería identificar como “organizaciones propias del pueblo”, tal como el general indica en La Comunidad Organizada.

La arquitecta definió sus reuniones del último año como conversaciones con ONG’S y grupos sociales. Les asignó importancia. Confesó que esas reuniones existieron y, sin que explicase las profundas razones, argumentó que si no había “cerrado acuerdos” partidarios o extrapartidarios con alguien era, justamente, por esa razón, para escucharlos a todos. Nota: ése mismo argumento, no cerrar acuerdos, suele usarse, para otros candidatos, como un signo de demoras inconducentes, exceso de personalismo y desprecio por ellos, por los acuerdos colectivos. La arquitecta lo indicó como una virtud. De hecho al 10 de enero ninguna pre candidatura tiene la fórmula completa ni siquiera los primeros puestos en las listas de Diputados, Senadores e Intendentes. Es virtud siempre o es retraso en todos los casos.

Sobre este mismo punto advirtió que muchas de estas organizaciones, a las que definió como pertenecientes “al Campo Popular”, terminada la interna no acompañarían a otro candidato que no fuese ella. Este punto necesita una aclaración.

Aclaración. La arquitecta dice que se somete a una elección interna. Es porque los otros candidatos no aceptaron que fuese ella quien encabezase la fórmula para la Gobernación. Lo singular es que, si ella perdiese (las posibilidades son dos, ganar o perder) aquellas fuerzas extraperonistas que la acompañarían no acompañarían a quien triunfase si se tratase de otro preecandidato. Parece una extorsión, una amenaza, un exceso de sinceridad, una advertencia. Un poco de todo eso. Hay mas.

Segunda aclaración. En el supuesto que ganase o perdiese (siempre que participe por dentro del Partido Justicialista) la lista de Diputados provinciales se integraría mezclando proporcionalmente a los que pertenecen a los listados de los pre candidatos. Según votos en la interna el destino en las listas. Entre ellos estarían personajes de estas fuerzas que, paradojalmente, serían elegidos diputados pero ya se advirtió al electorado peronista. Si no gana la arquitecta no ayudarán al triunfo. Realmente paradojal, contradictorio, poco lógico.

Con referencia al ofrecimiento de cargos dijo que el Senador Omar Perotti le ofertó que se presentase como candidata a Intendente de Rosario pero que ella consideraba que los cambios en la provincia no se hacen desde la Intendencia de Rosario sino desde la Gobernación. Hubo allí un “lapsus linguae” o un “acto fallido”, al mencionar que sólo se resuelve desde el Gobierno Nacional pero, aún omitiéndolo, queda en claro que la arquitecta piensa que las gobernaciones resuelven lo que las intendencias no pueden por divisionales del poder que quitan a un punto ejemplar de las democracias, La Comuna , el caràcter de Democracia cercana a la Democracia Directa.

Es interesante su pensamiento diferente, su discurso diferente sobre un mismo hecho. Muchos de los grupos laterales, ubicados en un espectro amplio de las pequeñas organizaciones militantes, sólo aspiran a concejalías, dominio territorial en pequeñas comunas, reconocimiento en determinados barrios a los que, es indicativo de su pensamiento, la arquitecta no les asigna categoría de renovadores, activadores, potenciadores, resolutivos de los problemas del habitante común.

Después, en una clara demostración de la ironía política a la que son afectos muchos candidatos, sostuvo que ella le ofreció la vice gobernación a Omar Perotti… que ya había sido candidato varias veces.

El otro punto de política partidaria que es necesario aclarar y que no fue debidamente explicado por la arquitecta, pese a que se le preguntó al menos dos veces, es la relación con Agustín Rossi. El ingeniero Rossi, que ha sido concejal, diputado, Jefe de bancada en la Legislatura Nacional, ministro de la Nación, candidato a Gobernador, titular del grupo cercano a CFK, en quien se referencia de modo hiper explícito, Diputado Electo en el 2017 es titular de un de los dos sectores claramente mayoritario en la provincia y quien, si ella está participando, por aquel principio elemental de la siquiatría, le resulta cercano, seguramente íntimo: “El que participa pertenece”.

La respuesta sobre donde recuesta su armado la arquitecta la dan los hechos. La arquitecta pertenece, si apareciesen los hombres del sector de Agustín Rossi, que es el sector CFK. Allí la Jefatura. No es un pecado, es un claro olvido de posiciones anteriores y la asunción de un punto crucial. La presencia de CFK y los suyos en las internas de Abril y las Generales de Junio en la provincia que se insiste: son diferentes con CFK dentro del territorio. Muy diferentes.

Queda para la discusión sobre la desnudez del peronismo la presencia, por acción u omisión, de la otra senadora, Marilyn Sacnum. También del diputado Cleri. Ambos, mas allá de cualquier arbitrio, pertenecen al peronismo y son cercanos a los cercanos a CFK.

Con el socialismo dividido, el radicalismo dividido, la nave madre (Rosario) abrumada de mensajes socialistas del siglo XX la oportunidad era una: Peronismo unido, sin participaciones extraprovinciales, extraterritoriales, claramente controversiales.

El peronismo en la provincia debía enfrentar al FPCyS, la unión de socialistas y radicales.

En otro estadío enfrentar a Cambiemos. En un primer punto criticar los 12 años de socialismo provincial y los mas de 20 años de socialismo rosarigasino. Si es que la arquitecta consideraba necesario criticarlos. Advertir que si no gana no hay “Campo Popular” y definir todo desde una posición dominante no alcanza. Parece que no alcanza. Desnuda apetencias personales. Ayuda a la sonrisa de Bonfatti, que desde su ánimo derrotado en octubre de 2017 ha pasado, con la ayuda de El Mauri y el peronismo provincial, a la brillante sonrisa de enero de 2019.