Dudosa muerte de un huésped en la habitación de un hotel de Pichincha

Aquí apareció el cuerpo
Su cuerpo trababa el ingreso al cuarto y bajo la puerta se deslizaba una mancha de sangre. Tenía un golpe en la cabeza que presumen fue al caer.

 

Todas las mañanas una mucama pasaba por la habitación 35 del primer piso del hotel Oviedo, en pleno Pichincha, a cobrar el día a Rodolfo Cavalli, de 37 años. Ayer al tocar la puerta miró al piso y vio aterrada que debajo de sus pies se deslizaba una mancha de sangre. Fue hasta la recepción y tanto ella como el conserje insistieron con golpes y llamados. Todo indicaba que el huésped estaba muerto por lo que llamaron a la policía.

Cuando la fiscal Valeria Piazza y los efectivos de la Policía De Investigaciones (PDI) llegaron al hotel debieron forzar la puerta de la habitación para entrar. Algo impedía abrir la puerta. Allí vieron, sobre el marco, el cuerpo de Cavalli. En la habitación no había desorden ni ventana forzada. Durante la mañana la noticia alteró la calma de Pichincha.

En un primer momento el deceso se estimó como dudoso, pero la fiscal Piazza decidió esperar el informe de autopsia para dar por iniciada la investigación, o bien finalizarla.

Según las primeras informaciones policiales el hombre estaba “de espaldas con la cabeza hacia el sur y le brotaba sangre de la zona de la nuca, se apreciaba como sin vida”. Cuando llegó un móvil del Sistema Integrado de Salud, Sies, el médico actuante certificó su muerte por causas a evaluar.