“Es imposible hacer un diagnóstico a la distancia sin tener conocimiento del paciente”, dijo el secretario del Colegio de Médicos.

“Es imposible hacer un diagnóstico a la distancia sin tener conocimiento del paciente”. Con esa frase, el secretario del Colegio de Médicos local, Natalio Cantor, rechazó de plano el uso del sistema de videollamadas para realizar consultas a los profesionales.

“Seguimos siendo fieles a la idea de siempre de que la única manera de atención es presencial. Esto tiene que ver con una historia, una relación, una empatía. No negamos el avance de la tecnología, pero como elemento complementario”, dijo Cantor.

En ese sentido, mencionó la posibilidad de realizar interconsultas entre profesionales como una ventaja de estos tiempos de hipercomunicación.

El secretario del Colegio Médico rechazó incluso la videollamada para lo que podría definirse como “consultas menores”. En ese sentido, mencionó que un padre o una madre pueden llamar porque su hijo tiene unas líneas de fiebre. “Pero la fiebre puede deberse a muchas causas: un cuadro viral, bacteriano, el inicio de una patología pulmonar. El médico no se puede quedar tranquilo sólo indicando un antitérmico”, analizó.

Y abundó: “Un dolor de panza puede ser un cólico o el inicio de una patología quirúrgica”.

Para un diagnóstico certero, “es fundamental la relación médico-paciente, que hasta ahora no ha sido superada por ninguna máquina”.

“No me explico que haya médicos que participen de esto”, dijo sobre las consultas por videollamada. Y advirtió que el profesional en ese caso asume un riesgo que incluso no tiene “sustento legal”.

Sí aceptó Cantor la consulta vía Whatsapp como forma de complementar la consulta presencial, siempre en el marco del seguimiento de un diagnóstico ya precisado en el consultorio.