Pese a que ASSA ya reparó las roturas en el acueducto, vecinos aseguran que los tanques no se llenan y que de las canillas sale “un hilito”.

 

El jueves pasado, una rotura en el acueducto que abastece la planta potabilizadora de Reconquista dejó a toda la ciudad sin agua potable. En la jornada siguiente, una segunda avería prolongó el problema, que se extendió hasta el sábado inclusive.

Ayer por la mañana, ASSA anunció que la falla se había solucionado y que el suministro se iría restableciendo paulatinamente. Sin embargo, vecinos de esa cabecera departamental confirmaron que la baja presión persiste.

“Sale apenas un hilito de agua de las canillas”, aseguran, y agregan que pese al pasar de las horas, los tanques de agua no se llenan por lo mermado que está el servicio.