Siguen las protestas en Francia
Aunque la masividad y violencia de las protestas se redujo drásticamente, la protesta contra el gobierno de Emmanuel Macron no termina.

Los “chalecos amarillos” protagonizaron hoy el octavo sábado consecutivo de movilización con concentraciones en ciudades y rutas de Francia.

Así, demostraron que la protesta no terminó, pese a las acusaciones del Gobierno de que ahora sólo quedan unos pocos manifestantes radicalizados.

Desde primera hora de la mañana, como ocurrió en sábados anteriores, se registraron bloqueos en diferentes rutas del país.

También hubo concentraciones por la mañana en diferentes ciudades, como en París, con varias decenas de personas en la avenida de los Campos Elíseos y en una marcha en el barrio de Saint Germain des Près. O en Marsella, con varios cientos de personas que desfilaron por el centro.

En la capital se organizaron varios puntos de concentración durante el día, en particular una que recorrió la distancia entre el Ayuntamiento y la Asamblea Nacional.

El vocero del Gobierno, Benjamin Griveaux, descalificó el viernes a los que siguen participando en las acciones de los “chalecos amarillos”. Los trató de “agitadores que quieren la insurrección y derrocar el Gobierno”.