La localidad del departamento 9 de Julio, más conocida como El Nochero, está rodeada de agua. Protección Civil asiste con bolsones alimentarios y repelente.

En Gregoria Pérez de Denis, en el noroeste de la provincia, por lo general el agua escasea. Pero desde diciembre del año pasado las precipitaciones fueron constantes y la localidad del departamento 9 de Julio, más conocida como El Nochero, quedó rodeada de agua.

Todos los campos aledaños están inundados y la defensa principal del pueblo, luego de pasar momentos de zozobra, fue estabilizada por el trabajo de vecinos, trabajadores comunales y de Protección Civil de la provincia.

Refuerzo. La defensa principal tuvo que ser apuntalada para evitar el desborde de las aguas.

Según el director de la zona norte de Protección Civil, Daniel Chersich, anoche llovieron 30 milímetros y la situación por ahora está controlada. “La zona de Gregoria Pérez de Denis está muy llena de agua, pero está la defensa grande. Entra agua desde la zona de Santiago del Estero. Lo mismo pasa en Santa Margarita, pero las defensas están trabajando bien. El problema grande es que se nos presente una lluvia de 100 o 150 milímetros más y ahí sí vamos a tener problemas”, admitió Chersich en diálogo con UNO Santa Fe.

Filtraciones. A través de la defensa se deja correr algo del agua que bordea a la localidad.

En las últimas horas la defensa principal del pueblo se vio desbordada en un sector por la gran cantidad de agua y vecinos, trabajadores comunales y de Protección Civil tuvieron que reforzarla con bolsas de arena para evitar que el agua ingrese a la comuna con mucha más fuerza de lo que lo está haciendo en la actualidad.

“La situación está en stand by. La defensa está drenando con sangrías que le dejamos abiertas para descomprimir esa gran masa de agua que tenemos. El agua que entra es más o menos la misma cantidad que sale porque tampoco queremos saturar los canales de desagüe”, explicó el funcionario.

Ayuda. Los bolsones de 20 kilos de alimento y repelentes son repartidos en helicóptero.

Debido a la gran cantidad de agua Protección Civil dispuso un operativo de asistencia a las 120 familias aisladas acercando en helicóptero bolsones de 20 kilos de alimentos y repelente.

Ingreso. El agua llega desde el oeste, por el canal de Los Ingleses.

Chersich también dijo que este jueves por la mañana llegaron al lugar las máquinas de la Administración de Infraestructura Ferroviaria (Adif) y de Vial Agro que son quienes se van a encargar de abrir una alcantarilla que está tapada por las vías del ferrocarril y por mucho barro.

“Eso se va a destapar mañana y con eso descomprimiríamos muchísimo. La ventaja que tenemos es que lo van a hacer las empresas de ferrocarriles con lo que nosotros nos quedamos tranquilos porque ellos son los que manejan mucho mejor su infraestructura”, expresó.

Saturada. La salida del canal de Los Ingleses, hacia el este, está totalmente sobrepasada de agua.

Alcantarilla

“También estamos viendo qué hacemos con la alcantarilla que está sobre el acceso al pueblo porque estamos caminando al borde del abismo. Hoy cayeron 30 milímetros, pero si nos caían 100 milímetros anoche, eso nos dejaría muy complicados. Por ahora lo estamos manejando”, dijo el funcionario que hoy mantuvo reuniones con el ministro de Infraestructura y Transporte de la provincia, José Garibay, para plantear una serie de obras a realizar en el lugar.

Una de las tareas que se deben realizar para mejorar la situación actual es la ampliación y destape de una alcantarilla que pasa por debajo de las vías del tren. Los trabajos que se van a hacer sobre la traza del Belgrano Cargas no implicarían un corte del servicio ya que se va a trabajar en los momentos en los que no pasen las formaciones.

Aislados. Algunas familias necesitan que deje de llover para poder recuperar los caminos para llegar al pueblo.

“Ellos le llaman ventanas a los momentos en los que no está previsto el paso del tren. Entonces se aprovecha esa ventana donde se abre, se pone la alcantarilla y se vuelve a cerrar y con eso no se afecta el servicio”, explicó.

Mirando al cielo

Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), las condiciones inestables continuarán durante los próximos días en esa zona de la provincia. “El pronóstico es complicado, estamos al filo de la navaja. Pero por ahora la estamos llevando bien”, aseguró Chersich.

Para lo que resta de la jornada se espera cielo nublado. Probabilidad de lluvias y tormentas, algunas fuertes. Mejorando. Vientos moderados a leves del sudeste.

En tanto, para el viernes el SMN indicó que las condiciones serán inestables con probables precipitaciones. Y el sábado se aguarda nubosidad variable. Mientras que por la tarde y la noche estará inestable con probables precipitaciones.