Los animales pertenecían a cinco distintos establecimientos ubicados en dos localidades del sur de la provincia. La combinación del calor y una micatoxina sería la causa de las muertes.

Se trata de más de mil vacunos de entre 250 y 300 kilos que debieron ser enterrados en fosas. Luego de morir en cinco establecimientos de engorde a corral ubicados en en dos localidades. En el sur de la provincia de Santa Fe: Cafferata (departamento Gral. López) y Chañar Ladeado (Caseros).

La hipótesis más fuerte es la de una intoxicación producto del intenso calor. Además de un hongo presente en el alimento de los novillos.

“Hay una combinación de factores en donde tiene incidencia directa la comida, esta asociado a una intoxicación por hongos, sumado al calor que tuvimos para fin de año, lo que desencadenó esta mortandad importante” relató Salla Fontana. Además, explicó que se trata de “micotoxinas (toxinas producidas por hongos) que en determinadas condiciones contaminan los alimentos y se producen estos cuadros”.

Si bien se tomaron muestras que serán analizadas en los laboratorios del SENASA, por el momento solo es una presunción, pero todo apuntaría a esta hipótesis de la intoxicación. Los resultados de los análisis deberían estar disponibles para la próxima semana.

Un dato importantes es que tres de los establecimientos estarían relacionados con el mismo proveedor de alimentos.

El especialista hizo hincapié  en que esta no es una situación habitual, ya que todo “esta sometido a controles rigurosos”.