Promociones e incentivos estatales y privados lograron que la caída de ventas en la ciudad no se sintiera tanto como en otros distritos del país.

 

En la ciudad se destacó la afluencia de clientes a los centros comerciales de cada barrio.

Incentivos locales

A los ya tradicionales árboles de Navidad que la Municipalidad enciende en Pellegrini y Oroño y en las Cuatro Plazas, este año se sumaron dos nuevos: en la plaza San Martín y en el Mercado del Patio.

A eso se añadió la colocación de guirnaldas luminosas en las zonas de Pichincha y Oroño, y otras intervenciones en avenida San Martín, en las peatonales y en los centros comerciales barriales, así como espectáculos y actividades recreativas.

Por otro lado, los descuentos y cuotas con tarjetas de crédito conseguidos a través de la provincia y el Municipio y las gestiones de la AER igualaron las propuestas de los comercios de barrios a las de los shoppings dándoles más competitividad.

Nelson Graells, referente de Asociación Peatonal Córdoba, expresó: “No alcanzamos lo que vendimos el año pasado, pero mejoramos la expectativa ya que nos fue mejor que al resto del país, sin las promociones y descuentos no hubiera sido lo mismo”. Y agregó: “Hay que señalar el esfuerzo de todos los comerciantes, de las fuerzas policiales y la GUM para generar un ambiente seguro y confiable y por supuesto el aporte de la provincia y el municipio con sus campañas”.

La mayoría de los referentes de los centros comerciales aseguró que, sin las campañas llevadas adelante, el desarrollo de las ventas no habría sido el mismo. “Las propuestas para los clientes y el esfuerzo para generar un clima festivo para las compras marcó la diferencia”, aseveró Ricardo Diab de la Asociación Empresaria.