El hecho ocurrió en La Plata, en la madrugada del martes y dos agentes resultaron heridos tras un operativo para terminar con una fiesta clandestina.

 

Un funcionario municipal de La Plata fue apuñalado y dos agentes de la Policía resultaron heridos cuando realizaban un operativo para poner fin a una fiesta clandestina de Navidad.

Según informó la Policía bonaerense, unos 800 jóvenes protagonizaron una fiesta en la esquina de las calles 10 y 63 de la capital bonaerense, donde un grupo minoritario vendía bebidas alcohólicas a menores en plena vía pública.

Vecinos de la zona llamaron al 911 minutos después de la medianoche para denunciar que al pasar por el lugar donde se desarrollaba la fiesta sufrieron robos a manos de sujetos que circulaban en motocicletas.

Agentes de la fuerza de seguridad provincial concurrieron al lugar junto al secretario de Nocturnidad de Control Ciudadano, Emanuel Reyes.

Los jóvenes se negaron a retirarse del lugar y se inició una discusión que fue subiendo de tono hasta que un grupo empezó a arrojar piedras contras los patrulleros y vehículos de la municipalidad.

Se desató entonces una verdadera batalla campal con “lluvia de piedras y botellas”.  Hubo disparos al aire proyectiles de goma “con carácter disuasivo”.