En Netflix se está haciendo cada vez más habitual el estreno de películas producidas por la empresa de forma simultánea con salas de cine y su servicio de streaming, como sucedió el año pasado con “Okja” y ahora con “Roma”, el film de Alfonso Cuarón.

Para la gran mayoría, la película solo se puede disfrutar en su máxima expresión en la sala de un cine, ya que todas sus escenas son en blanco y negro.

Las pantallas de TV no ofrecen la misma experiencia que la pantalla de un cine. Por este motivo, Netflix anunció una serie de recomendaciones para realizarle los ajustes necesarios al televisor y disfrutar de una buena experiencia en cuento a la calidad de imagen.

Las sugerencias que fueron hechas para apreciar los matices de la película “Roma”, también se pueden aplicar para el resto de los contenidos:

  1. Desactivar la opción Compensación o Interpolación de movimiento: suele venir activado de fábrica y también puede llamarse TrueMotion.
  2. Configurar la temperatura de color en Normal: si está en cálido puede verse amarillento
  3. Activar HDR: En caso de “Roma”, se recomienda tener HDR activo.

Luego Netflix, ofrece una serie de ajustes avanzados:

  • Modo imagen: Cine o Película (No usar Deportes, Vívido, Dinámico, etc.)
  • Nitidez: 0% (Es crucial que quede en cero, aunque Sony a veces usa el 50% para dejarla apagada y puede ser confuso. Si la imagen queda borrosa con 0%, intenta con 50%).
  • Luz de fondo: Lo que sea más cómodo para el televidente, pero suele ser al 100% para uso de día. Hacer este ajuste no va a deteriorar la calidad de la imagen.
  • Contraste: 100%
  • Brillo: 50%
  • Color: 50%
  • Tinte: 0%
  • Gamma: 2,2 (o bien 0 si tu TV usa números enteros y no el rango de 1,8 a 2,9)
  • Tinte (R/V): 50%

Tamaño de imagen, Relación de aspecto o Sobrebarrido:

  • Encuadre de pantalla (Samsung)
  • Solo escaneo (LG)
  • Modo ancho: Completo (Sony) y Área de pantalla: Pixel completo (Sony).