El conocido abogado penalista Marcos Cella fue condenado este miércoles a tres años de prisión de ejecución condicional. Aceptó la responsabilidad penal por su vínculo con el asesinato de una adolescente que fue planificado Rubén “Tubi” Segovia, su defendido. El blanco del ataque a balazos no era Lorena Ojeda, quien murió, sino su hermana Brisa, quien podía complicarlo en una rueda de reconocimiento por un homicidio doloso.

El juez José Luis Suárez homologó el procedimiento abreviado presentado por la Fiscalía y aceptado por la defensa de Cella. Además de la condena recibió una inhabilitación para ejercer la abogación por el período de cuatro años.

Cella también deberá cumplir con una serie de reglas de conducta. Fijar residencia; abstenerse de abusar de bebidas alcohólicas y/o consumir estupefacientes. Someterse al Control de la Dirección de Control y Asistencia Post Penitenciario. Prohibición de acercamiento al círculo familiar de la víctima; prohibición de acercamiento a los tribunales provinciales, Ministerio Público de la Acusación y al Servicio Publico Provincial de la Defensa Penal por el termino de cuatro años al Servicio Público Provincial de la Defensa Penal por cuatro años. Además de reparar económicamente a la familia de la víctima.

El abogado admitió la comisión de un delito, que tuvo su origen cuando era abogado defensor de Rubén Ariel “Tubi” Segovia en la causa por el crimen de Jonatan Rosales. Allí una joven llamada Brisa Ojeda debía partipar de una rueda de reconocimiento que podía complicar a Segovia. Desde la cárcel, “Tubi” lo llamó a su defensor y le pidió postergarla para tener “tiempo para trabajar”.

Según el acuerdo, Cella lo hizo a sabiendas de un plan para frustrar la medida, sin que ello implique que haya conocido la idea de matarla o haya dado conocimiento para que eso suceda.

Concretada la postergación que el profesional logró al contactar al fiscal Ademar Bianchini, a las pocas horas un grupo de personas fue a la casa de Brisa Ojeda. Desde la puerta la llamaron por su nombre y, al salir su hermana Lorena, fue a ella a quien dispararon y dejaron malherida. Tenía 16 años y murió en enero de 2017.

Un mes después, por escuchas telefónicas y otras medidas que tomó Schiappa Pietra, la Policía de Investigaciones detuvo a Cella. El fiscal pidió que le dicten prisión preventiva pero un juez le dio la libertad bajo fianza.

En la investigación del Ministerio Público, por el crimen de Lorena Ojeda hay un total de cuatro acusados. Segovia como instigador, otros dos hombres que están presos y el propio Cella, que ahora fue condenado.