En medio de la crisis, y a contramano de lo que ocurrió a nivel nacional, las estadísticas oficiales mostraron una mejor situación laboral.

 

El organismo estadístico difundió los datos del mercado laboral correspondientes al período que va de julio a septiembre.

A nivel nacional se registró un previsible incremento de la tasa de desocupación, que alcanzó al 9 por ciento de la población económicamente activa. Fue una suba de 0,7 punto porcentual contra el mismo lapso del año anterior.

En el Gran Rosario, en cambio, hubo una baja interanual de medio punto, hasta llegar al 7,9 por ciento.

La cifra es la más baja desde el tercer trimestre de 2013 y, al menos en las estadísticas oficiales, muestra a la región como una suerte de isla del mercado laboral.

Si se compara con el resto del país, el Gran Rosario bajó al décimo lugar en el ránking de la tasa de desocupación (incluso por debajo de la ciudad de Buenos Aires), mientras que está entre los cinco aglomerados con mayor tasa de empleo.

En paralelo con los datos de caída del PBI, que también difundió el Indec, en los últimos dos trimestres el organismo verificó una suba de la desocupación.

En Rosario, la tendencia es al revés. La tasa interanual de desempleo que informa el organismo bajó 2,8 puntos entre abril y junio, y 0,5 punto en el período que va desde julio a septiembre.

Pero en este último caso los números son, incluso, más saludables. Esto es porque la subocupación, que en el segundo trimestre había subido, bajó. Y el empleo, que en ese mismo período bajó en la medición interanual, subió en cambio en el tercer trimestre.