Juan Darthés atraviesa el peor momento de su vida. Denunciado por violación y abuso sexual infantil, el actor está recluido en su casa, planeando exiliarse con su familia, sin estrategias judiciales claras y con consecuencias para su salud.

Según Jorge Rial en Intrusos, Darthés está empastillado debido al estrés que le provoca ser acusado de tan aberrante delito, y no puede hacerse de los servicios de un nuevo abogado.

Burlando ya lo abandonó, pero su estudio sigue haciéndose cargo de la estrategia de la defensa hasta que consiga un nuevo defensor legal. Según Carlos Monti en Pamela a la tarde (América), el acusado quiere irse del país junto a su familia, debido a que su carrera murió al igual que su imagen pública. Sin embargo, también habló durante varias horas con tres abogados para ver si podía contratar a alguno de ellos.

El primero con el que se contactó le pidió 300 mil dólares. El segundo fue muy crítico con la defensa pública que hizo Darthés en su entrevista con Mauro Viale, y declinó la oportunidad, mientras que el tercero directamente le dijo que no tomaría el caso.

El periodista de América deslizó que no sería muy alocado que Darthés termine con un defensor oficial, es decir, un abogado provisto por el Estado, ya que en el ambiente judicial, nadie quiere hacerse cargo de una defensa tan difícil.

Esto sucedería si tanto él como su familia, no se van del país como lo tienen planeado. El destino elegido sería Brasil, país donde nació el actor.