La crisis en Facebook parece no detenerse y cada semana la compañía de Mark Zuckerberg sufre nuevos golpes. Ahora, la propia red social informó en su blog para desarrolladores que un error de programación que afectó a 6,8 millones de cuentas, permitió que 876 creadores de apps tuvieran acceso en septiembre a diversas imágenes de los usuarios. Incluso las que no habían sido compartidas ni publicadas.

El error (o bug) estuvo activo durante 12 días de septiembre de este año, entre el 13 y el 25. Durante ese lapso, los desarrolladores de unas 1.500 aplicaciones instaladas voluntariamente por los dueños de las cuentas pudieron obtener no sólo las imágenes publicadas en las historias de la red social. También estuvieron expuestas aquellas que se habían subido a la plataforma pero no se habían puesto a la vista online.

La red social informó que se comunicará con aquellos afectados por la vulnerabilidad del programa. Y les brindará un enlace para que ellos mismos puedan comprobar que sus imágenes no fueran usadas por las aplicaciones. Parece poco, frente a una nueva falla que afecta la privacidad de esas personas.

Este nuevo fallo ocurre meses después de que en marzo de este año se desatara el escándalo con la consultora Cambridge Analytica. La misma fue acusada de obtener información de las cuentas de Facebook de manera ilegal. Esos datos fueron utilizados para diseñar, entre otras cosas, la campaña presidencial de Donald Trump.

En septiembre último, también se había descubierto otra vulnerabilidad de la plataforma de Facebook. Ésta había expuesto los datos personales de unas 50 millones de cuentas y que produjo la caída de las acciones de la compañía en 2,5%.