La organización de la cumbre del G20 en la ciudad de Buenos Aires fue celebrada por gran parte del oficialismo como uno de los aciertos de la gestión de Mauricio Macri. No fueron pocos los funcionarios del gobierno de Cambiemos los que se mostraron confiados con que el éxito de la reunión multilateral en la capital argentina serviría para darle un empujón a una administración golpeada por la crisis económica.

Finalmente, la tesis de estos funcionarios parecían estar en lo cierto, ya que de acuerdo con las últimas encuestas realizadas en las semanas posteriores al G20, la imagen del Presidente y de la gestión frenó la caída y en algunos casos empezó a mejorar.

“La imagen del Presidente y de la gestión frenó la caída y en algunos casos empezó a mejorar”

Así lo afirmó un trabajo de la encuestadora Query, que en un informe destacó que “la imagen y la evaluación de la gestión del gobierno del Presidente Macri se recuperó en diciembre respecto a octubre. Mes en el que había registrado el nivel más bajo desde que asumió la Presidencia de la Nación”.

En esa línea, la consultora Synopsis reveló que “la valoración del desempeño del Gobierno de Mauricio Macri logró, por segundo mes consecutivo, una leve recuperación en la valoración positiva (+0,6). Pero lo más significativo de diciembre fue la caída de -3,3 puntos porcentuales de la imagen negativa del Gobierno que pudiera estar asociada al éxito de la Cumbre del G20. De esta manera el diferencial negativo se achica en casi 4 puntos (-3,9) respecto del observado en noviembre”.

Ese trabajo además resaltó que “respecto de octubre cae la percepción negativa de la situación actual del país. Que desciende a 68,9%, al tiempo que se observa un leve incremento de los que consideran que hoy el país está mejor que hace un año. Que suben al 8,8%. También se observa una leve recuperación de la percepción sobre el presente de la situación personal de cada uno. Ya que cae 4 puntos la percepción negativa de la situación personal y se recupera 2,5 puntos la percepción positiva”.

“La imagen y la evaluación de la gestión del gobierno del Presidente Macri se recuperó en diciembre respecto a octubre”

Por último, la Universidad de San Andrés difundió un estudio que sostiene que “desde el mes de agosto, registramos un stop en la caída producida durante 10 meses consecutivos. Esto implica una estabilización en la opinión pública. Probablemente, el Gobierno haya encontrado su ‘piso’. El total de los que desaprueban al gobierno es del 62% mientras que un 76% está insatisfecho con la marcha general de las cosas”.

En la encuesta de Query, realizada entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre a 1.224 personas en todo el país, además de resaltar la recuperación de la imagen y la evaluación de la gestión de Macri, se sostiene que “la valoración de la situación económica personal y de Argentina también reflejó una ligera mejora en el último bimestre”. “Las expectativas personales y sobre la economía Argentina revirtieron la baja que venían evidenciando, podrían estar relacionadas con la estabilidad del dólar en estos dos últimos meses”, detalló el trabajo.

En esa línea, Query afirmó que “el índice global que sintetiza la evaluación del Presidente con la situación económica personal y de la economía argentina se contrajo en el último año de 45,5 a 34,8 en la actualidad, había sido 32,7 en el mes de octubre”. “La cuestión abierta es si el Gobierno detuvo la caída, y los niveles registrados son o no el ‘piso’ de su trayectoria”, se pregunta el trabajo.

“La valoración de la situación económica personal y de Argentina también reflejó una ligera mejora en el último bimestre”

Por otro lado, la encuestadora reveló que “en diciembre la inflación sigue siendo la principal preocupación de la gente, y es el problema que más creció en este año. El desvelo por los problemas económicos –inflación y desempleo- está asociado a la evolución del dólar”.

En el trabajo de Synopsis, una encuesta realizada a 1.418 personas entre el 7 y el 9 de diciembre en el Área Metropolitana y en las principales ciudades del país, se reveló que “se observa una leve recuperación de la percepción sobre el presente de la situación personal de cada uno, ya que cae 4 puntos la percepción negativa de la situación personal y se recupera 2,5 puntos la percepción positiva”.

“En diciembre se observa una caída del pesimismo (cae casi 5 puntos, tanto el pesimismo sobre el futuro del país como el pesimismo sobre el futuro personal). Por el lado de los que ven con optimismo el futuro, también se observa una leve recuperación”, detalló Synopsis, al tiempo que sostuvo que eso se traslada a la intención de voto: “La tendencia en el voto oficialismo/oposición se mantuvo estable en diciembre, registrándose un 33,1% de intención de voto por el oficialismo y un 52,9% de intención de voto a otra fuerza política”.

“Mientras que medida la intención por espacio político, al 33,1% de intención de voto al oficialismo le aparece como principal espacio opositor el kirchnerismo y aliados con un 31,8% de intención de voto. El Peronismo Federal logra recuperar algunos puntos de intención de voto respecto de noviembre lo que le permite alcanzar un 11,2% de intención de voto”, sostuvo Synopsis.

“La tendencia en el voto oficialismo/oposición se mantuvo estable en diciembre”

La Universidad de San Andrés, que realizó una encuesta de 1.015 casos en todo el país entre noviembre y diciembre. La tendencia de bajos niveles de aprobación no cambió demasiado. Sin embargo, “desde el mes de agosto, registramos un stop en la caída producida durante 10 meses consecutivos. Esto implica una estabilización en la opinión pública. Probablemente, el Gobierno haya encontrado su ‘piso’. Un 43% de los entrevistados dice hablar mal del Gobierno en general (críticos), mientras un 21% dice hablar bien del Gobierno (promotores). Un 35% se mantiene neutral”.

“Desde el mes de agosto, registramos un stop en la caída producida durante 10 meses consecutivos”

En esa línea, según el trabajo, hay una marcada diferencia en los niveles de satisfacción con el Gobierno según el nivel socioeconómico. El tercio más pudiente tiene un 35% de satisfacción. Por encima de la percepción de la clase baja (20%) y de la clase media (22%).

En el mismo sentido se registró diferencia entre clases a la hora del nivel de aprobación de la gestión: el 50% de la clase alta lo aprueba, contra el 35% de la media y 33% de la baja.