El gobierno de Mendoza decidió retirar a 25 chicos y adolescentes de seis hogares de esa provincia. Fue luego de que los jóvenes denunciaron golpes y maltratos de las monjas y curas que debían cuidar de ellos. La Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia de San Rafael se entrevistó con los niños y confirmó las sospechas. Todos relataron haber vividos situaciones de violencia y abuso.

Los establecimientos dependían de Instituto de Servidora del Señor y de la Virgen de Matará, del movimiento religioso católico Verbo Encarnado.

El grupo de nenas y nenes, que habían sido internados allí por abandono de alguno de sus padres, maltratos o denuncias de abuso sexual, volvieron a ser víctimas de golpes y retos inadecuados, según consignó Clarín. Las autoridades comenzaron a llevarse a los chicos la semana pasada y hasta la Policía debió intervenir para retirar a los jóvenes.

Tras la confirmación del maltrato, los religiosos dejarán de recibir el aporte del Estado por estos chicos y se puso fin al convenio entre el Gobierno provincial y el instituto religioso. Ahora los 25 niños y adolescentes se redistribuirán en otros hogares que posea la Dirección de la Niñez en San Rafael.

El caso se conoce tras la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés por violación y los casos de acoso sexual registrados en la política, el espectáculo y diversos ámbitos.

Carlos Miguel Buela es el fundador de la orden religiosa del Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará (SSVM), que está instalada en San Rafael hace 30 años. Se lo conoce como un cura de orden conservador.